Prueba Audi R8 V10 Plus: más carácter, más deportivo y tan R8 como siempre