Citroën presenta las primeras imágenes de su nuevo C3 R5

Iván Fernández
04/09/2017

La categoría R5 se renueva. Mientras que Volkswagen Motorsport ya trabaja en la creación de su primer modelo, un Volkswagen Polo R5, los rumores apuntan a que tanto Toyota como Opel podrían seguir su camino en pleno proceso de actualización de uno de los conceptos más exitosos dentro de los rallies de los últimos años. El primero de esta nueva hornada (a la cual debería sumarse la renovación del Skoda Fabia R5 y del Ford Fiesta R5 de M-Sport) será el Citroën C3 R5, modelo que ya ha realizado sus primeros test sobre tierra en una configuración muy cercana a la de producción definitiva.

No es la primera vez que la mecánica de la firma de los dos chevrones sale a rodar. Durante los últimos meses se han sucedido los test con una unidad del Peugeot 208 T16 R5 equipada con el nuevo propulsor, transmisión y caja de cambios del C3 R5. Programado para ser presentado a finales del segundo trimestre del año, el Citroën llega superado el ecuador del verano, sabiendo que será difícil que el coche llegue para la fecha inicialmente propuesta del Rally de Monte-Carlo 2018, aunque el plan sigue siendo el de proceder a la homologación de la FIA a inicios del año, mientras que el Volkswagen Polo R5 tardará algunos meses más en llegar.

Con el equipo centrado en desarrollar un Citroën C3 WRC que no ha nacido todo lo competitivo que debería, los de Versalles también han tenido que avanzar en el proyecto R5 con el objetivo de tener cuanto antes el relevo del Citroën DS3 R5, un vehículo al que le han perseguido los problemas mecánicos durante las últimas temporadas y cuyo rendimiento ha estado muy alejado del de los principales vehículos de la categoría, algo que también ha sucedido en el caso del Peugeot 208 T16 R5, vehículo con el que ha compartido plataforma y gran parte delos elementos mecánicos.

Mientras Citroën negocia en los posibles fichajes para la próxima temporada, así como en los relevos dentro de las posiciones de responsabilidad de la formación gala (Marek Nawarecki anunciaba que dejaba el puesto de segundo al mando tras el Rally de Alemania para trabajar con la FIA en el futuro del WEC), Craig Breen, Stéphane Lefebvre y el actual líder del Nacional francés, Yoann Bonato, se encargarán del desarrollo del nuevo C3 R5. A ellos se sumarán más pilotos, mientras que en el proyecto está involucrados otros nombres habituales de grandes socios tecnológicos que trabajan con Citroën, entre ellos Sadev para la transmisión y Reiger para la suspensión.

Se trataba del primer test del coche completo, uniendo carrocería y mecánica en una unidad que está muy cercana a la que finalmente veremos competir. Se han reaprovechado algunos elementos del Citroën C3 WRC, así como los conocimientos de parte del equipo técnico, el cual por ejemplo ha encargado al mismo ingeniero el diseño de la nueva jaula de seguridad. El motor por su parte comparte muchos elementos con el de producción, una de las características del reglamento R5, tratándose en este caso de un propulsor turbo 1.6 litros de inyección directa y unos 280 CV de potencia.

Click aquí para cancelar la respuesta.