Doblete de Cadillac en unas 24h de Daytona aciagas para los españoles

Eloy Entrambasaguas
28/01/2018

Se esperaba dominio de Cadillac en las 24 Horas de Daytona 2018 y el vaticinio se cumplió, aunque quizá no estaba previsto que ello se tradujera en un doblete de Action Express. Este equipo conquistó su tercer triunfo en la prueba de la mano de Filipe Albuquerque, Joao Barbosa y Christian Fittipaldi tras una carrera plagada de incidentes. Los españoles no estuvieron exentos de ellos, siendo Antonio García el único que subió al podio al acabar tercero en categoría GTLM.

Los neumáticos trajeron de cabeza a los equipos de la categoría Prototipos desde el inicio de la carrera, sucediéndose los pinchazos. Por ejemplo los vigentes campeones de Wayne Taylor Racing decidieron arrojar la toalla al considerar que no era seguro seguir en pista, mientras que para Fernando Alonso y Dani Juncadella los pinchazos fueron el inicio de un calvario: mientras el asturiano sufrió problemas de frenos en su Ligier, en el caso del coche de Juncadella la suspensión provocó el mayor retraso.

El 15º puesto final de Juncadella junto a Frijns, Rosenqvist y Stroll y el 38º absoluto de Alonso junto a Norris y Hanson duelen aún más sabiendo que sus compañeros de equipo aspiraron al podio final: los otros coches de United Autosports y Jackie Chan DC Racing acabaron cuarto y quinto respectivamente, siendo otro LMP2 el que ocupó el tercer escalón del podio. Se trató del Oreca 07 de CORE Autosport (Bennett/Braun/Dumas/Duval).

Pese a la teórica ventaja de los Cadillac, hasta mediada la prueba Acura optó la lucha por la victoria en el debut de su ARX-05. Pero una carrera casi sin interrupciones aún apareciendo la lluvia en plena noche fue diezmando la parrilla de prototipos y permitió que se batiera el récord absoluto de kilometraje, que databa de 1982.

En GTLM Antonio García lo intentó junto a Jan Magnussen y Mike Rockenfeller. Pero tras marcar la pole poco tardó Ford en marcar diferencias y durante prácticamente toda la carrera sus GT rodaron en formación hasta hacerse con el doblete, una vuelta por delante del Corvette C7.R #3 del madrileño.

En GTD también vimos brillar a Miguel Molina, líder al volante de su Ferrari 488 GT3 durante la primera parte de la carrera, pero poco después de entregar el coche a uno de sus compañeros éste sufrió un incendio en boxes. Finalmente terminaron 39º y 17º de esta categoría, donde se impuso Lamborghini.

La casa italiana obtuvo su primer triunfo en una carrera de 24 horas con el Huracán pilotado por Bortolotti, Perera, Ineichen y Breukers después de que mediada la carrera el Audi R8 que dominaba la prueba fuera sancionado con cinco minutos al descubrir IMSA que su equipo no había respetado una de las medidas contempladas en la Balance of Performance referida al flujo de carburante repostado en boxes.

Click aquí para cancelar la respuesta.