El futuro del Mundial de Resistencia ensombrece su visita a México

Eloy Entrambasaguas
07/09/2017

Con Porsche despidiéndose de la categoría LMP1 en lo que resta de temporada del Mundial de Resistencia y todas las miradas puestas en las decisiones que FIA y ACO han tomado para mantener con vida este certamen, en la visita del WEC a Ciudad de México lo de menos fue lo que se vio en pista. Pero en esta segunda y última edición de las 6 Horas de México Porsche repitió lo ya visto en Nürburgring, logrando así un nuevo doblete con sus 919 hybrid.

La casa germana no dudó en la anterior cita a la hora de aplicar órdenes de equipo para aumentar las opciones de título de Timo Bernhard, Brendon Hartley y Earl Bamber, pero en México no fue necesario. Los últimos vencedores de las 24 Horas de Le Mans se hicieron con la pole y vieron cómo sus compañeros de equipo cometían un exceso de velocidad en el pitlane. La consecuente sanción compensó un pequeño susto con un caudalímetro en el coche ganador.

Sin que apareciera finalmente la esperada lluvia sobre el Autódromo Hermanos Rodríguez, Toyota no tuvo opción alguna frente a Porsche dada su clara apuesta a nivel de kit aerodinámico por hacerse con el triunfo en Le Mans (recordemos, sólo se puede cambiar de configuración una vez a lo largo de la temporada). Anthony Davidson, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima subieron al tercer escalón del podio, a una vuelta, y se mantienen segundos en el Mundial, aunque a 41 puntos de los líderes a falta de cuatro citas.

Más interesante queda la lucha en LMP2 después de que el embrague dejara tirados a los vencedores de las 24 Horas de Le Mans en México. La victoria de Vaillante Rebellion allí permite a Julien Canal y Bruno Senna situarse a 23 puntos de los pilotos de Jackie Chan DC Racing, Ho-Pin Tung, Oliver Jarvis y Thomas Laurent.

Más interesante y apretada si cabe está la lucha por el título en GTE-Pro, donde cada victoria ha sido para un coche distinto. Los campeones de 2016, Nicki Thiim y Marco Sorensen, lograron su primer triunfo del año en México, aprovechando una sanción por exceso de velocidad bajo Safety Car del Ferrari 488 de Sam Bird y Davide Rigon. Pero el liderato por pilotos sigue en manos de Andy Priaulx y Harry Tincknell (Ford) pese a ser sólo cuartos, mientras que por marcas es Ferrari quien marca la pauta.

El éxito en LMP1 no fue la única alegría para Porsche en México, pues Dempsey-Proton Racing repitió triunfo en categoría GTE-Am de la mano de Christian Ried, Marvin Dienst y Matteo Cairoli, lo cual les aúpa a lo más alto de la clasificación al no haberse bajado del podio en todo el año. Miguel Molina por su parte finalizó cuarto con el Ferrari que comparte con Thomas Flöhr y Francesco Castellacci.

El Cirucito de las Américas de Austin, otro escenario camino de desaparecer del nuevo calendario invernal, albergará la próxima cita del Mundial de Resistencia 2017.

Click aquí para cancelar la respuesta.