El Mundial de Resistencia tendrá nuevas reglas de juego en 2020

Iván Fernández
16/06/2017

La edición que empieza mañana a las 15:00h peninsulares, puede ser la última ocasión en la que veamos las 24 Horas de Le Mans tal y como las conocemos actualmente. En medio de los rumores de una posible salida de Porsche Motorsport al final de temporada, siguiendo el camino que ya tomó Audi a finales de 2016, el ACO, asociación responsable de organizar la prueba reina de la resistencia, ha presentado las líneas básicas del que será el reglamento técnico de los LMP1 a partir de la temporada 2020.

Precisamente esa se espera que sea la temporada del regreso de Peugeot Sport al campeonato, una vez cortados ya los flecos con el Rally Dakar, el cual se encamina hacia el regreso de los 4×4 como principal referencia. El objetivo del ACO con el Mundial de Resistencia es el de mantener los costes controlados, pero no renunciar por ello a la búsqueda de nuevas tecnologías y energías respetuosas con el medio ambiente.

Es por ello que ha decidido mantener los dos sistemas de recuperación de energía, aunque nunca con una capacidad de más de 8 MJ, una decisión que ya se tomó de acuerdo con los fabricantes después de apreciar que el desarrollo por encima de los 10 MJ podría hacer que los gastos de desarrollo crecieran de forma exponencial. La aerodinámica también será limitada. Los equipos ya no podrán desarrollar un coche nuevo cada año y la FIA limitará el desarrollo aerodinámico en zonas clave como el frontal y los pasos de rueda.

Sin embargo, la intención de los mandatarios del WEC es que esto no pase factura en prestaciones y es por ello que se permitirán los elementos aerodinámicos activos. Tanto el spoiler trasero, como los flaps delanteros podrán variar su posición para reducir el drag, algo que en teoría debería eliminar el desarrollo de dos kits aerodinámicos distintos, uno para circuitos de baja carga y otro para circuitos de alta. Las horas de trabajo en el túnel del viento se han reducido a 600 por año, así como el número de mecánicos que un equipo puede utilizar por fin de semana (50 por los 65 que se utilizan actualmente) o el número de componentes que se pueden usar por temporada: a partir de 2020 sólo se podrán utilizar cuatro unidades ICE, ERS y baterías.

No se descuidará la seguridad de los pilotos de LMP1. Refuerza la seguridad, aportando nuevas espumas para proteger la zona de las piernas, dejando una célula de seguridad más amplia y aumentando el espacio entre el casco del piloto y el monocasco para evitar que se golpee. Sin embargo, es en el apartado de la energía dónde más cambios podemos apreciar. Además de la promesa de seguir investigando en biocombustibles y en la pila de hidrogeno, Le Mans y el resto de pruebas del WEC verán como en 2020 llegan a sus parrillas los híbridos enchufables.

Los equipos dispondrán en los boxes tomas de recarga rápida junto a los puestos de repostaje de combustible. La condición será la de rodar un kilómetro en modo completamente eléctrico después del repostaje y a su llegada a la meta.

Click aquí para cancelar la respuesta.