La esencia de los Kit Car resucitó en manos de Sebastien Loeb... y no veas cómo suenan

Iván Fernández
28/11/2017

Desaparecieron envueltos en un halo de polémica después de que FIA y fabricantes del Mundial de Rallies llegaran a considerar que estaban alcanzado unos niveles de rendimiento incluso superiores a los World Rally Cars 2.0 Turbo. Se cumple casi dos décadas desde que la Federación decidiera poner fin a los Kit Car para sustituirlos por los nuevos S1600 que protagonizarían las siguientes temporadas el Mundial Júnior. Los años han pasado, sin embargo, muchos no han logrado arrancar de la memoria aquel sonido estridente e irrepetible de aquellos motores atmosféricos 2.0.

Este fin de semana se disputaba la última cita del Campeonato Francés de Rallies. A pesar de que estaba todo decidido, el Rally du Var consiguió congregar a grandes nombres, encontrándonos en la lista de inscritos algunos viejos conocidos del WRC como François Delecour con el Aston Martin Vantage GT4 de los finlandeses de MAT o su archienemigo, Giles Panizzi con una unidad del Peugeot 208 T16 R5. Los dos franceses estarían acompañados por dos compatriotas, Stéphane Sarrazin y Yoann Bonato, ambos haciendo debutar públicamente los nuevos Toyota Etios R5 y Citroën C3 R5, los cuales participaron en la cita dentro de la caravana de seguridad. Incluso Pepe López se dejaría caer por la prueba para despedirse esta temporada del R5 con el que ha disputado este año el Campeonato de Europa.

Sin embargo, eran dos los nombres que han capitalizado gran parte del interés del fin de semana. A falta de poco más de un mes para el inicio del Dakar, Sébastien Loeb y Daniel Elena volvían a enfundarse el mono para competir en rallies. En este caso, la pareja nueve veces Campeona del Mundo se sentaba en el Peugeot 306 Maxi adquirido hace sólo unos meses por el alsaciano, destinado precisamente para desfogarse con la participación en algunas pruebas nacionales o regionales siempre que su apretado programa como piloto de los de Sochaux se lo permita.

¿Por qué un 306 Kit Car? Básicamente porque a Loeb el Peugeot 208 T16 R5 no le parecía lo suficiente excitante y él, que compitió en el pasado al volante de un Citroën Xsara Kit Car antes de dar su gran salto al mundial, disfrutó durante mucho tiempo viendo a Delecour y otros pilotos galos pelear contra estas bestias de tracción delantera. Ya como piloto oficial Peugeot, tras abandonar la disciplina de la firma de los dos chevrones, el equipo SLR aprovechó para hacerse con una unidad y rehabilitarla. Hace sólo unos meses, el equipo de Loeb anunciaba una nueva evolución de este vehículo, con el objetivo de hacerlo más ligero y estable.

Loeb aprovechaba el Rally du Var para ponerlo a prueba y, de paso, ir cogiendo ritmo de competición junto a Daniel Elena a pocas semanas del inicio del Dakar 2018, el mismo que marcará el adiós de la firma del león a los rally-raids. Y lo cierto es que la pareja francesa hizo volar al Peugeot 306 Maxi, hasta el punto de que llegaron a ser líderes de la prueba llegados al ecuador de la etapa del sábado, todo ello a pesar de la gran representación de R5 modernos e incluso World Rally Cars presentes.

A falta de los cuatro tramos del domingo, David Salanon sólo aventajaba en 16 segundos al actual piloto del Mundial de RallyCross, una renta que demostró ser insuficiente cuando Loeb le daba un bocado de 11 segundos en la primera especial de la definitiva etapa. Sin embargo, el motor diría basta, dejando tras de sí una larga estela de humo blanco, signo inequívoco de la rotura interna de la mecánica. Tocará unas intensas semanas de trabajo para tenerlo de nuevo a punto para cuando el ‘el jefe’ regrese de Sudamérica, por el momento, los aficionados se podrán quedar con ese inolvidable sonido que todavía resuena en la memoria de los aficionados. Primera, segunda, tercera, así hasta séptima… simplemente cierra los ojos y disfruta.

Click aquí para cancelar la respuesta.