La Fórmula E sorprende con un nuevo y futurista monoplaza

Àlex Garcia
30/01/2018

La Fórmula E va levantando cada vez más expectación. Si en su primera temporada algunos arqueaban la ceja, incrédulos de que un campeonato eléctrico pudiera tener algún éxito, la situación cambia año a año. El monoplaza que se usará en la quinta temporada de esta competición revoluciona todo lo que conocíamos sobre ella, comenzando por la incorporación del Halo, con presentación antes de la Fórmula 1 incluída.

Sorprendentemente, el Halo parece integrado de forma bastante más natural con el Fórmula E que con cualquier otro coche que se haya visto hasta el momento, pensando en los Fórmula 1 de 2016, 2017 y varios Fórmula 3. El aspecto del nuevo Spark SRT-05 es mucho más imponente que el coche que se ha usado en las cuatro primeras temporadas de la competición y traerá consigo un gran cambio.

El llamado “Gen2” —Generation 2; segunda generación— mejorará la eficiencia del motor eléctrico, con una potencia que pasará de los 200 a los 250kw en modo de clasificación, el equivalente a 335 caballos de vapor. Mientras tanto, en carrera la potencia será algo inferior y se quedará en ‘solo’ 220kw; 300 caballos. Como el nombre indica, Spark es quien se ha encargado del diseño del coche en general.

El chasis vuelve a ser obra de Dallara, que ha innovado esta vez más que con su primer modelo al buscar una imagen rompedora. Pero el mayor cambio llegará gracias a McLaren, que reemplaza a Williams como proveedor de las baterías del campeonato. Queda así prometida la posibilidad de completar una carrera entera sin cambio de coche a pesar del aumento de potencia; sin duda la mejor noticia de la nueva máquina.

En lo que se refiere a los neumáticos, Michelin seguirá siendo proveedor del campeonato, manteniéndose con la misma filosofía de los años recientes y sus neumáticos rayados. El Spark SRT-05 trae varias innovaciones que buscan tanto la espectacularidad visual como mejorar el rendimiento aerodinámico. Por ello, el coche genera mucha carga aerodinámica sin depender de pequeños apéndices. El caso más extremo está en el inexistente alerón trasero, reemplazado por el enorme difusor.

Y ¿qué pasará con los antiguos —aún actuales— monoplazas de la Fórmula E? Unos rumores del año pasado los situaban en China para formar un campeonato allí, siendo la primera competición regional o nacional —eso estaría por ver— de la Fórmula E. En cualquier caso, a día de hoy es apenas un rumor al que habrá que prestar atención a lo largo de las próximas semanas y meses.

Click aquí para cancelar la respuesta.