La polémica invade el inicio de la Fórmula E 2017-18

Eloy Entrambasaguas
06/12/2017

La cuarta temporada de la Fórmula E, última bajo su actual formato a la espera de la presentación de un nuevo coche que permitirá completar la distancia de una carrera sin cambio de vehículo, arrancó hace unos días en Hong Kong. Y lo hizo con una cita doble plagada de polémica y sanciones en la que las victorias recayeron en Sam Bird (DS Virgin) y Felix Rosenqvist (Mahindra).

La primera novedad fue ver a los pilotos más destacados de las primeras temporadas, Sébastien Buemi y Lucas di Grassi, sufrir mucho en Hong Kong. Entre los dos apenas sumaron un punto, después de que los dos vieran cómo sus coches se quedaran parados por un momento en pista (el Renault en la primera carrera, el Audi en la segunda), a lo cual se sumó una pelea al límite entre ambos el sábado y un accidente en clasificación para Buemi, que al menos alcanzó un 10º puesto en la segunda carrera.

La primera pole de la temporada acabó en manos de Jean-Éric Vergne pese a que el francés entró en recta de meta haciendo un trompo. Y aunque mantuvo la cabeza de carrera en la salida, tras la cual hubo que interrumpir la prueba por bloquear la pista el coche de André Lotterer, pronto quedó claro que Sam Bird tenía mucho más ritmo. El británico terminó colocándose primero antes del paso por boxes.

Eso sí, éste no pudo ser más accidentado para él. Se pasó de largo al ir a entrar en su box y terminó siendo penalizado con un drive through, lo cual no evitó que con pista libre fuera capaz de mantenerse primero. Al considerar que la sanción era insuficiente, Dirección de Carrera terminó imponiéndole diez posiciones de sanción para la parrilla del día siguiente, pero Bird conservó la victoria por delante de Vergne y Heidfeld.

La jornada del domingo fue aún más movida. Felix Rosenqvist se hizo con la pole y pese a que la salida fue lanzada tras Safety Car por problemas con el semáforo, el sueco perdió la punta con un trompo en la primera curva. Edoardo Mortara pasó a liderar en su primer fin de semana de Fórmula E y todo apuntaba a su victoria cuando a dos vueltas del final intentó marcar la vuelta rápida y cometió a su vez un trompo, cruzando primero la línea de meta Daniel Abt.

El alemán celebró así su primer triunfo en Fórmula E al tiempo que aparecía un mensaje en pantalla advirtiendo de una investigación a Audi… que acabó con Abt descalificado por un problema administrativo. ¿Y quién terminó ganando? Pues Felix Rosenqvist, autor de una buena remontada, seguido de Edoardo Mortara y Mitch Evans, en el primer podio de Jaguar. Un quinto puesto en esta carrera permite a Sam Bird liderar el campeonato, cuya siguiente cita tendrá lugar en Marrakech a mediados de enero.

Click aquí para cancelar la respuesta.