Llega el DTM con importante presencia española

Àlex Garcia
06/05/2016

La temporada 2016 del DTM empieza este fin de semana en Hockenheim tras un largo invierno, varios test de pretemporada y la llegada de Pascal Wehrlein, el actual campeón, a la Fórmula 1. El alemán no estará para defender su corona y será trabajo de los que sí se quedan -todos los demás pilotos del 2015- el pelearse por convertirse en su heredero, con dos pilotos españoles entre los aspirantes.

Tal y como viene siendo habitual en los últimos años, Daniel Juncadella y Miguel Molina seguirán en el campeonato, asociados a Mercedes y Audi respectivamente. Ambos llegan más que preparados para el segundo año en el que el campeonato tendrá dos carreras por fin de semana -formato histórico del DTM, recuperado en 2015 tras veinte años-. También será un año especial, en el que deben dejar su huella.

Juncadella llega al equipo HWA tomando el lugar del campeón del año pasado e intentará emularle. En su día, los dos pilotos debutaron en el DTM en el equipo Mücke, provenientes de la Fórmula 3. El primero en saltar de allí fue Wehrlein, que recaló en HWA y mejoró en ese segundo año en la categoría antes de llevarse el título el año pasado. Juncadella esperará seguir el mismo camino, aunque sea dos años más tarde que su ilustre ejemplo.

Evidentemente, son años y situacioens distintas pero el talento está ahí y en el lugar correcto, debería florecer. Y por si sirve de algo, Juncadella ya tuvo un papel destacado en el evento festivo “Stars & Cars” de Mercedes a finales del año pasado, imponiéndose a todos los demás pilotos de la marca. Con HWA, es el momento de buscar esa primera victoria. Por lo menos, 2016 debería traer varios podios si quiere impresionar a sus jefes en Mercedes.

Quien sí sabe lo que es subirse al podio y ganar en el DTM es Molina. El catalán consiguió el año pasado finalmente esa esperada victoria que tanto tiempo llevaba buscando. Fue en la segunda carrera de la cita de Nürburgring, donde el sueño se cumplió. Pero como suele decirse en el mundo de las carreras, los triunfos duran poco. Hay que seguir trabajando y buscar más. En Audi siguen confiando en él.

Molina entra en 2016 en su séptimo año en el DTM y aunque sus resultados siguen sin situarle entre los mejores -el resultado más destacable lo tuvo en su primer año, siendo décimo en la general-, el año pasado dejó a tres de los otros siete Audi por detrás en el campeonato. Una demostración de que está haciendo el trabajo bien y de que puede hacerlo mucho mejor. Este año tendrá una oportunidad de oro, siguiendo en el equipo Abt Sportsline, aunque sea en una estructura distinta a la del año pasado.

Dos pilotos que están listos para demostrar de qué pasta están hechos. Uno quiere demostrar que puede ser campeón. El otro, que puede ganar más que una sola carrera. El primer evento de este fin de semana en el circuito de Hockenheim deberá empezar a desvelar las incógnitas, demostrando quien debe esperarse como piloto competitivo y quien no. En ese sentido, los españoles querrán dar el primer golpe moral. Tienen las ganas, tienen el talento y tienen la máquina. ¡Veamos de qué son capaces!

Click aquí para cancelar la respuesta.