Peugeot elige al World RX en lugar del WEC y del Dakar

Iván Fernández
13/10/2017

Las marcas del Grupo PSA lo tienen claro. A partir de 2018, los tres fabricantes principales del conglomerado francés limitarán sus apariciones en las principales competiciones internacionales a sólo una por firma. A la espera de definir un programa deportivo para la recién llegada, Opel, los responsables de PSA han decidido que Citroën Racing se mantenga en el Mundial de Rallies, DS Automobiles en la Fórmula E y Peugeot Sport se centre únicamente en uno de sus programas.

Esto no sólo significaba que la firma del león debería decidir entre Dakar o Mundial de RallyCross, sino que también debía hablar acerca de su presunto interés por la vuelta a las 24 Horas de Le Mans. Recordemos que los de Sochaux han participado junto a Toyota y Porsche en las discusiones con el ACO y la FIA para definir el nuevo reglamento técnico para los LMP1 de 2020. En ellas, Peugeot Sport abogó por la introducción de los híbridos enchufables en competición, una decisión que en un principio contó con el visto bueno de los mandatarios del WEC, muy atraídos por la idea de recuperar a Peugeot, pero que finalmente se vendría abajo con la decisión de Porsche de abandonar el campeonato a finales de esta misma temporada.

Las incertidumbres con respecto a los reglamentos LM P1 2020 no ayudaron. Si hoy existe el deseo de hacer que evolucione hacia una fuerte reducción del presupuesto, no está escrito y no hay una planificación clara. El segundo punto de preocupación fueron los rivales en el momento de nuestra llegada, y de nuevo, la visibilidad no era buena. Pluggin no era necesariamente caro. Se suponía que debía incluir una reserva de batería adicional, pero Peugeot pidió al mismo tiempo que esta batería estuviera estandarizada para detener cualquier escalada de los presupuestos.

Con la decisión de FIA y ACO de descartar dicha tecnología de recarga rápida, y ante la inestabilidad del reglamento y de una hoja de ruta para los próximos años, Peugeot Sport decidía apostar por otras alternativas a corto y medio plazo. La respuesta por parte del ACO dejaba entrever el malestar desde los promotores del Mundial de Resistencia, los cuales habían confiado en el regreso de la firma francesa al campeonato como forma de contrarrestar las salidas de Porsche, Audi y Nissan en los últimos tres años:

El ACO ha conocido la decisión de Peugeot de intensificar su programa en una serie que no es la resistencia. Sólo podemos aceptarlo y citarlos en los próximos años para demostrarles el interés en nuestra disciplina, la validez del camino tomado por la resistencia, tanto en términos de costes como en la tecnología elegida, que otros fabricantes y equipos se comprometieron con nosotros. Entonces se les demostrará.

En el caso del Dakar y los rally-raids, la llegada de un nuevo reglamento técnico que en teoría debería beneficiar a los 4×4 ha llevado al equipo dirigido por Bruno Famin a prorrogar sólo por un año más un proyecto que desde un principio estaba programado a sólo tres temporadas. La llegada de Sébastien Loeb y el buen rendimiento mostrado por el Peugeot 3008 DKR durante el Dakar 2017 animó a la cúpula directiva a ampliar hasta la próxima edición del 2018 la vida del mismo, sin embargo, esta misma semana el responsable de PSA Motorsport, Jean-Marc Finot confirmaba a los medios franceses la decisión de Peugeot de terminar su programa dakariano después de la carrera que se disputará el próximo mes de enero:

Participaremos en el Dakar 2018 con Peugeot, entonces la decisión del grupo PSA es limitarse a un programa deportivo internacional por marca. Así que vamos a renunciar a éste.

Con la obligación de centrarse en un solo programa de competición, y aprovechándose del crecimiento exponencial que está sufriendo el Mundial de RallyCross, Peugeot Sport ha decidido tomar el control del equipo del World RX, hasta ahora gestionado por la formación dirigida por el 14 veces Campeón de Europa de RallyCros, Kenneth Hansen, la cual no había arrojado los resultados esperados con el Peugeot 208 WRX. De esta forma, Sébastien Loeb competirá en 2018 de nuevo en esta categoría y la marca seguirá trabajando con el promotor del campeonato, IMG y la FIA para desarrollar el denominado E-WRX, categoría de rallycross que se disputará con vehículos eléctricos y cuya llegada se espera en 2020.

La marca está preparada para apoyar las evoluciones del E-WRX como parte de nuestro plan tecnológico, el cual pretende ofrecer un 80% de nuestros modelos en una versión eléctrica en 2023. El E-WRX se adapta a la perfección a nuestra estrategia. Nuestro embajador, Sébastien Loeb, nos apoyará en esta nueva aventura. La meta de 2018 será el de ganar el título. Para este fin, estamos fortaleciendo los desarrollos iniciados por Peugeot Sport y estudiando el sistema directivo implementado por la familia Hansen desde 2014.

Click aquí para cancelar la respuesta.