Pierre Gasly repite victoria y apunta al título de la Super Fórmula

Àlex Garcia
10/09/2017

Después de una gran actuación que le valió su primera victoria en Japón hace tres semanas, Pierre Gasly repitió victoria en la quinta cita de la temporada de la Super Fórmula en Autopolis y se mete de lleno en la lucha por el campeonato en un momento ideal para reivindicarse para estar en la Fórmula 1 en 2018. El piloto francés hizo valer este domingo su experiencia como piloto de la GP2, donde la gestión de los neumáticos siempre fue esencial, y completó un historial perfecto en las dos carreras en las que la Super Fórmula y Yokohama han experimentado con dos compuestos distintos.

Tanto en Motegi como en Autopolis, el fabricante japonés trajo un compuesto blando marcado en color rojo para añadirlo al compuesto medio usado habitualmente. Estos neumáticos blandos han demostrado ser mucho más rápidos pero también lo suficientemente frágiles como para que la estrategia pase a jugar un papel importante pero que no impida luchar en pista. El resultado en estas dos carreras ha sido mucha acción en pista y un gran entretenimiento para el público.

La sesión clasificatoria tuvo sorpresa con Tomoki Nojiri firmando la pole position a bordo de su Dallara SF14 con motor Honda por delante de un grupo de pilotos con el ligeramente más competitivo motor Toyota. De esta forma, tras el nipón se encontraban Yuji Kunimoto —campeón de 2016—, Kamui Kobayashi y André Lotterer con Pierre Gasly en quinto puesto. Con la presencia de los dos compuestos en carrera y la obligatoriedad de usarlos a lo largo de la misma, la estrategia iba a ser crucial.

Uno de los puntos de mayor interés en la parrilla de salida era ver la elección de neumáticos de los pilotos, con el grupo dividido entre quienes elegían salir con gomas blandas y quienes lo hacían con duras. La primera opción podía servir para remontar varias posiciones mientras la segunda permitía intentar defender el fortín primero y atacar luego con menos posiciones perdidas. De esta forma, varios pilotos de la parte baja optaron por el compuesto blando.

La sorpresa relativa la protagonizó Gasly, con su agresiva elección de neumáticos blandos para la salida. Pero el francés aprovechó al máximo el agarre extra y de la quinta posición pasó al segundo puesto en apenas unos metros. La lógica decía que debería haber podido superar también a Nojiri, líder de carrera, pero su defensa fue férrea e impenetrable. Algo más atrás, los pilotos del Team Impul daban espectáculo con sendas remontadas. Tanto Mardenborough como Sekiguchi pilotaron de forma ultra agresiva, yendo a dos paradas.

Las expectativas eran que los pilotos del Team LeMans pararan también en dos ocasiones puesto que Rosenqvist como Oshima realizaron su primer y al final último paso por boxes en la vuelta 3 y la vuelta 6 respectivamente. Pero ambos siguieron una estrategia de cuidado extremo de neumáticos y no atacaron prácticamente a nadie en ningún momento. De esta forma, llegaron al final tras disputar la carrera entera con neumáticos blandos, sorprendiendo a todo el mundo por cómo alargaron su vida útil.

Esta estrategia hizo que los coches con los colores de Sunoco se encontraran en posiciones delanteras por detrás de Gasly, líder después de todas las paradas. El francés había superado a Nojiri en boxes pero no llegó a pelear por la victoria puesto que en un momento de confusión, el que había encabezado la carrera hasta el momento de su parada golpeó a Kobayashi. Nojiri dañó el alerón delantero de su coche y ello le obligó a pasar por boxes una vez más, quedando sin opciones.

A pesar de haber estado toda la carrera con los mismos neumáticos, Rosenqvist logró presionar a Gasly en las últimas vueltas, llegando a estar a un segundo y medio del líder. Aún así, el francés dio siempre la impresión de estar en control de la distancia con respecto a su rival y se llevó una carrera tan merecida como oportuna, en medio de los rumores que sitúan a Carlos Sainz fuera de Toro Rosso el próximo año. Tras Pierre Gasly y Felix Rosenqvist, el podio lo completó Kazuya Oshima, por primera vez entre los tres primeros desde 2012.

La Super Fórmula entra ahora en una etapa decisiva con las dos últimas rondas del campeonato por delante. En dos semanas, el campeonato volverá a ponerse en marcha en el siempre espectacular circuito de Sugo, esta vez de vuelta al compuesto único. En cuanto a la última prueba del año, tendrá lugar los días 21 y 22 de octubre en el circuito de Suzuka, donde se coronará al nuevo campeón de la categoría. Hoy por hoy, los tres primeros clasificados están separados por tan solo seis puntos.

Click aquí para cancelar la respuesta.