Porsche aparca el WEC para centrarse en la Fórmula E

Iván Fernández
28/07/2017

Porsche terminó por decidirse en seguir el mismo camino que ya tomaron el año pasado Volkswagen en el Mundial de Rallies y Audi en el de Resistencia. Ganadores de las últimas tres ediciones de las 24 Horas de Le Mans y de dos títulos de pilotos y otros dos de constructores, Porsche Motorsport ha tomado la decisión de abandonar la categoría LMP1-H del WEC a final de esta misma temporada cumpliendo con las declaraciones de los responsables hace unas semanas, los cuales advirtieron que querían tener el futuro definido a finales del mes de julio, justo al final de la temporada europea del campeonato.

Dicho movimiento se habría terminado de decidir durante la última reunión del consejo la mañana del pasado miércoles. Porsche Motorsport abandona la categoría reina del WEC, sin embargo, mantendrá su programa dentro de la categoría GTE con su recientemente estrenados Porsche 911 RSR con motor central. Incluso los rumores apuntan a que dicho programa podría ampliarse también a equipos privados a través del departamento carreras cliente de los alemanes.

El destino cuanto menos peculiar y que no deja de recordarnos la decisión anunciada a principios de esta misma semana por Mercedes AMG al decidir abandonar el DTM a finales de 2018. El fabricante de Stuttgart recalará en la temporada 2019-20 en la Fórmula E, compartiendo campeonato con otras marcas como BMW, Audi, la propia Mercedes, Jaguar, DS Automobiles y Renault. La opción de estudiar nuevas tecnologías de propulsión que posteriormente se puedan implementar en los vehículos de producción, ha decantado la balanza para el fabricante alemán.

Entrar en la Fórmula E y lograr el éxito en esta categoría son los resultados lógicos de nuestra Mission E. La mayor libertad de evolución de las tecnologías hacen la Fórmula E atractiva para nosotros. Porsche está trabajando con alternativas, sistemas de propulsión innovadores. Para nosotros, la Fórmula E es el mejor entorno competitivo para impulsar el desarrollo de vehículos de alto rendimiento en áreas como el respeto al medio ambiente, la eficiencia y la sostenibilidad. Porsche ya ha dado los primeros pasos hacia el desarrollo de su propio coche de Fórmula E este año.

Otra de las razones es obviamente la económica. Después de verse obligada a realizar recortes en todos sus programas deportivos y que Audi y Volkswagen tuvieran que abandonar sus exitosos pasos por el WEC y el WRC, la continuidad de la trayectoria del caso de la manipulación de las emisiones de los vehículos diésel sigue teniendo al Grupo alemán en jaque, algo que les ha llevado a reducir prácticamente a la mínima expresión sus programas oficiales en competición. En el caso de Porsche y el Mundial de Resistencia, se habla de que cada temporada podría estar en torno a los 250 millones de euros, algo que en la Fórmula E significaría hasta un 90% menos.

De esta forma, ACO y FIA quedan a la espera de ver la decisión que tomará Toyota GAZOO Racing, actualmente único fabricante representado en la categoría LMP1-H. Los japoneses, que se quedaron a las puertas de su primera victoria en las 24 Horas de Le Mans de 2016 deberán ahora valorar los beneficios de competir un año más sin rivales de enjundia, o la búsqueda de otros retos más allá de la mágica carrera de la resistencia. En lo que respecta a los organizadores, se encuentran con la difícil papeleta de apenas tener marcas interesadas en un reglamento que debe permanecer prácticamente invariable hasta 2020, año en el que previsiblemente se introducirá la nueva normativa técnica.

Click aquí para cancelar la respuesta.