Roberto Merhi se estrena en el podio del mundial de resistencia

Àlex Garcia
11/05/2016

El pasado fin de semana, el WEC volvió a ver una fantástica actuación de Roberto Merhi a bordo del Oreca-Nissan del equipo Manor. Aunque el nombre Manor sigue en la Fórmula 1, la realidad es que la mayor parte de la estructura que entró en 2010 como Virgin y que estuvo con el castellonense en 2015 está ahora en el WEC, tras una disputa en cuanto al nombre de la escuadra. Pero más allá de los nombres, la realidad es que Merhi finalizó las 6 horas de Spa-Francorchamps en tercera posición dentro de la categoría LMP2.

Se trata del retorno al podio de un piloto que no se metía entre los tres primeros en una carrera desde la primera carrera del fin de semana de la cita de Hungría de la Fórmula Renault 3.5 en 2015, hace cerca de un año. Además, Merhi lo consigue en su segunda carrera en el mundial de resistencia, junto a Matt Rao y Richard Bradley, pilotos con los que comparte coche. Este resultado eleva a los pilotos del Oreca-Nissan número 45 hasta la quinta posición del campeonato de LMP2.

Además, tanto en Silverstone como en Spa-Francorchamps, Merhi consiguió sumar puntos para la general absoluta, siendo décimo en el Reino Unido y noveno en Bélgica. Pero a pesar de tener motivos de sobra para celebrar el resultado, es imposible sacudirse la sensación de que en Spa se pudo haber hecho más. En el momento de la salida, un toque con otro rival hizo caer a Merhi hasta la undécima posición en su clase aunque consiguió remontar hasta la cuarta cuando llegó su parada a boxes.

Tras una remontada más que correcta tanto de Merhi como de Bradley y Rao, los Manor llegaron a estar en primera y segunda posición pero los problemas del número 44 y un drive through para un Merhi que se saltó un semáforo en rojo complicaron la carrera y dejaron al equipo sin un triunfo que habría sido increible, en tan solo su segunda carrera en el campeonato. Tras este contratiempo, Merhi se lanzó a por el podio, con un adelantamiento espectacular en la última vuelta.

La víctima fue Filipe Albuquerque, piloto del Ligier-Nissan del equipo RGR Sport by Morand, que tuvo que ver como se le escapaba el podio en el último momento. Por delante, la victoria en LMP2 fue para el Signatech Alpine de Nicolas Lapierre, Gustavo Menezes y Stéphane Richelmi. Pero a pesar de esta gran actuación de los chicos del 45, las 24 horas de Le Mans se disputarán sin ellos. El segundo coche de Manor es un coche “extra” que no dispone de inscripción para las 24 horas de Le Mans. ¡Una pena!

En cuanto a la carrera en la categoría LMP1, fue un caos absoluto y una verdadera batalla por la supervivencia. Ninguno de los seis coches candidatos a la victoria -dos unidades por escuadra para Porsche, Audi y Toyota- se salvó de tener problemas. Con los dos coches nipones fuera de carrera por problemas técnicos cuando lideraban -aunque Toyota sacó uno de sus coches a dar una vuelta justo al final para llevarse puntos-, la lucha quedó entre Audi y Porsche.

Pero eso sí, Porsche se mantuvo arriba solo con uno de sus 919 Hybrid… cojo. El coche número 2 había tenido problemas con el sistema eléctrico y compitió prácticamente todas las 6 horas usando solo el motor de combustión. Aún así, salvó el honor con una segunda posición entre los dos Audi. El coche ganador fue el número 8 pilotado por Lucas di Grassi, Oliver Jarvis y Loïc Duval. Mientras tanto, los problemas de los oficiales han dado ya un podio por carrera a Rebellion, el mejor equipo privado en LMP1.

En el mundo de los GT, victoria de Davide Rigon y Sam Bird con el Ferrari 488 en la categoría LMGTE Pro, al igual que en Silverstone. Aunque el drama del día fue el abandono del otro coche de AF Corse, pilotado por James Calado y Gianmaria Bruni. A falta de menos de diez minutos para el final, el coche dijo basta cuando luchaban por la victoria. En la categoría LMGTE Am, se impuso el Aston Martin de Paul Dalla Lana, Mathias Lauda y el ex piloto de Fórmula 1 Pedro Lamy.

Lo próximo son ya las 24 horas de Le Mans, en las que habrá que competir en una distancia cuatro veces superior a la de cada una de las carreras disputadas hasta el momento. Con tantos problemas técnicos en los coches oficiales de LMP1 y sin terceras unidades este año, la 84ª edición de las 24 horas de Le Mans que disputará el próximo mes de junio se presenta como algo verdaderamente emocionante. Se esperan luchas en todas las cuatro categorías. ¡Prohibido perderse la carrera!

Click aquí para cancelar la respuesta.