Toyota prepara sus nuevas armas para ganar el Dakar 2018

Iván Fernández
15/11/2017

Se ha ganado por derecho propio el ser considerado como uno de los principales candidatos a conseguir la victoria en el Dakar dentro de la categoría de coches. Aunque la altura de las etapas de Bolivia se mantiene en el recorrido del rally-raid sudamericano y los motores atmosféricos suelen ser los más perjudicados por dicha circunstancia, el rendimiento mostrado por las Toyota Hilux V8 durante los últimos años hacen que lleguen a la próxima edición de la prueba con muchas opciones de conseguir la primera victoria de la marca en el Dakar.

No será sencillo ya que además de los MINI de X-Raid y su brillante nuevo fichaje, Nani Roma, también deberán pelear contra los ganadores de los dos últimos Dakar: Stéphane Peterhansel, Jean-Paul Cottret y el buggy de Peugeot Sport. El trio francés, sumado a Carlos Sainz, Sébastien Loeb y Cyril Despres, afrontarán la que será la despedida de la firma del león de la disciplina. Tras el Dakar 2018, el equipo dirigido por Bruno Famin destinará prácticamente todos los esfuerzos al Mundial de RallyCross,

Mientras que Peugeot estará presente con una evolución de su 3008 DKR, denominado Maxi, Toyota también ha querido presentarse el próximo 6 de enero en Lima con nuevas armas. Después del debut de la Toyota Hilux V8 4×4 en 2012, el equipo Toyota GAZOO Racing South Africa ha creado prácticamente de cero la nueva Hilux V8 2018, la cual es conocida internamente como IMA, siglas que hacen referencia a “Independent rear suspension, Mid-mounted engine y All-wheel drive”, o lo que es lo mismo: suspensión trasera independiente, motor en posición central y tracción total.

En esta nueva versión de la popular pick-up de Toyota, se ha decidido mantener el propulsor V8 de 5.0 litros proveniente del espectacular Lexus IS-F, mientras que la transmisión y la caja de cambios mantienen las mismas características que en la anterior versión, ahora reposicionadas para acompañar al motor que ha sido situado más bajo y cercano al eje delantero con el objetivo de mejorar el reparto de masas y bajar lo máximo posible el centro de gravedad.

Recordemos que en este caso estamos ante una mecánica atmosférica, la cual suele pagar la ausencia de turbocompresor cuando se afrontan los recorridos a mayor altitud. Tanto en el caso de MINI como en el de Peugeot, son motor diésel turboalimentados, por lo que ASO y la FIA suelen someter a tarados de brida específicos para cada uno de ellos con el objetivo de igualar la potencia. En el caso del Dakar 2018, los tres principales gallos de la categoría llevarán 38 mm, ya sea en la admisión en el turbo.

Después de la superioridad mostrada por los buggies durante los últimos años, ASO y la Federación Internacional, se decidió hace unos meses igualar 4×4 y 4×2 a través cambios en la normativa técnica. Además de reducir el peso mínimo (ahora de 1.850 kg) para los vehículos de tracción total, también se les ha permitido instalar suspensiones con mayores recorridos, en el caso de Toyota, un 12% mayor que las Toyota Hilux V8 4×4 que compitieron en el Dakar 2017. Estamos por lo tanto ante un vehículo más ligero y estable gracias a la posición del centro de gravedad más bajo, pero manteniendo la fiabilidad de la que han hecho gala durante los dos últimos años las Hilux, ganadoras con Nasser Al-Attiyah y Matthieu Baumel de las dos últimas Copas del Mundo FIA de Rallyes Cross-Country.

En cuanto a los pilotos encargados de llevarlo hasta la gloria, nos encontramos con dos de los ganadores del Dakar en suelo sudamericano, Al-Attiyah y Giniel de Villiers, los cuales no consiguieron ganar el rally-raid más duro del planeta hasta que este se trasladó a su actual localización. Sin Nani Roma ya en la órbita de Overdrive/Toyota y con Leeroy Poulter recuperándose de la cirugía cerebral a la que fue sometido el año pasado, el equipo dirigido por Glyn Hall ha confiado la tercera unidad oficial al piloto holandés Bernhard ten Brinke, un gentleman driver formado en las copas monomarcas de Renault y que dio hace sólo unos años el salto a los rallyes de velocidad y a los grandes raids. Todos ellos tendrán la responsabilidad de lograr la que puede ser la primera victoria de Toyota en la carrera organizada por ASO, precisamente en uno de sus años más especiales, en el que se celebra la 40ª edición de la carrera creada por Thierry Sabine.

 

Click aquí para cancelar la respuesta.