Toyota se impone también en Spa-Francorchamps

Eloy Entrambasaguas
06/05/2017

Como en la cita inaugural de Silverstone, la victoria en la segunda carrera del Mundial de Resistencia 2017 ha ido a parar a manos de Toyota. La marca japonesa dominó las 6 Horas de Spa y logró el doblete con los TS050 que siguen a tiempo completo el campeonato y a quienes se sumó una tercera unidad en esta ocasión, con las especificaciones que emplearán en Le Mans.

A diferencia de sus victoriosos hermanos, el TS050 con el dorsal 9 empleó el paquete de baja carga aerodinámica que Toyota montará de Le Mans en adelante y con el que Porsche decidió arrancar el año. Por ello el gran inicio de año de Toyota no debe ser tomado a rajatabla como referencia de lo que pueda ocurrir en La Sarthe: en Spa los vigentes campeones se quedaron a medio minuto de la victoria con el mismo coche que pondrán en pista en junio. Y el tercer coche de Toyota se dejó dos vueltas con los vencedores, eso sí, contando con un debutante como Yuji Kunimoto en su alineación.

Pese a esa diferencia en configuración técnica, Porsche no sólo se mantuvo cerca de Toyota sino que llegó a liderar en los compases finales. Un toque con uno de los LMP2 de Signatech Alpine obligó a su 919 número 2 a emplear una estrategia ligeramente distinta y ello hizo que terminaran realizando su última parada a apenas diez minutos del final. Pero no sirvió para impedir el doblete de Toyota, anotándose el triunfo como en Gran Bretaña el dorsal 8 de Sébastien Buemi, Anthony Davidson y Kazuki Nakajima.

Entre los coches de la categoría LMP2 la victoria recayó en esta ocasión en una de las unidades inscritas por G-Drive Racing y pilotada por Alex Lynn, Roman Rusinov y Pierre Thiriet, que se impusieron en una bonita lucha a Vaillante Rebellion y a Jackie Chan DC Racing. Por cierto, esta vez sí vio la bandera a cuadros el LMP1 privado de ByKolles, clasificado en sexta posición y por delante de los LMP2.

En vísperas de Le Mans, la categoría GTE-Pro nos brindó una reedición del duelo Ford-Ferrari que ya vimos en la última edición de las 24 Horas. Y en esta ocasión los del Cavallino Rampante se impusieron con un doblete de los 488 GTE por delante de los GT norteamericanos, que se fueron alejando progresivamente de la victoria. Sam Bird y Davide Rigon fueron quienes vieron primero la bandera a cuadros.

No pudo tener fiesta completa Ferrari pues esta vez no se llevó la victoria entre los GTE-Am, donde los dominadores absolutos fueron Pedro Lamy, Mathias Lauda y Paul dalla Lana al volante de su habitual Aston Martin. Miguel Molina no brilló tanto como en Silverstone pero logró ver meta y acabar en cuarta posición antes de pasar a correr en GTE-Pro en Le Mans.

Click aquí para cancelar la respuesta.