¿Por qué el coche autónomo podría llevar a la ruina a las aseguradoras?

David Clavero
05/05/2016

La llegada del coche autónomo a nuestras carreteras será toda una revolución, un gran cambio que afectará a aspectos de todo tipo, desde nuestra forma de entender la conducción, hasta la forma que tenemos de entender la seguridad. Pero hay un aspecto que es el más defendido por todos los fabricantes implicados en el desarrollo del coche autónomo, y es que por primera vez se habla de la posibilidad de una sociedad con cero accidentes de tráfico.

Fabricantes como Volvo han dado un paso adelante para asegurar que la integración de nuevos sistemas de seguridad, asistencias a la conducción y sistemas de conducción autónoma les permitirá que ninguno de sus coches se vea envuelto en un accidente de tráfico para el año 2020. Ya sabemos que el factor humano está detrás del 90% de los accidentes, y es por eso que eliminando al ser humano de la ecuación, los accidentes podrían ser sólo un mal sueño de esta época.

¿De qué vivirán los seguros si no se producen accidente de tráfico?

En la actualidad, el 42% de las primas de seguro no vida se tratan de seguros relacionados con vehículos a motor, un porcentaje muy elevado que refleja la importancia del sector del motor en el negocio de las aseguradoras. Con un objetivo a medio y largo plazo donde hablemos de cero accidentes, cero atropellos o cero muertes, está claro que el actual modelo de negocio de las aseguradores está condenado a reinventarse o desaparecer.

Los fabricantes automovilísticos ya apuntan a que conseguir el objetivo de cero accidentes no sólo es posible, sino que recorrer ese camino ya ha comenzado. Diferentes iniciativas desarrolladas en países de todo el mundo han demostrado que, incluso en el peor de los casos donde el accidente no se puede evitar por causas mayores, la intervención de la tecnología consigue disminuir sensiblemente las consecuencias del accidente.

Fuente: Volvo | Thatcham Research
En Centímetros Cúbicos: El 90% de los accidentes de tráfico son culpa del ser humano

Click aquí para cancelar la respuesta.