Suzuki Swift: Exclusividad en formato reducido

Enrique García
22/12/2015

El Suzuki Swift es un polivalente disponible con carrocerías de tres y cinco puertas de tamaño recortado, ideal para un uso urbano. Llegó al mercado en su actual configuración en el año 2010 aunque a lo largo del 2013 recibió pequeñas modificaciones estéticas para mantenerlo al día.

Uno de los puntos fuertes del Swift está en su diseño, muy atractivo y que gusta mucho entre los más jóvenes. Ciertos detalles como el pilar A pintado en negro y sus contenidas dimensiones hacen que visualmente se perciba más compacto y dinámico, especialmente en las versiones Sport.

Los Sport incluyen un paquete aerodinámico exterior en el que los paragolpes son específicos, las llantas de aleación son más grandes e incluye un alerón sobre el portón. Tanto el difusor inferior como las salidas de escape cromadas son otros detalles específicos de este nivel de terminación.

En el interior los materiales empleados tienen buen aspecto a pesar de ser siempre duros al tacto. Los ajustes entre las distintas piezas están a buen nivel y en general es un automóvil que transmite calidad.

Los usuarios más tecnológicos echarán de menos un sistema de info-entretenimiento más completo con pantalla táctil, no disponible en la actualidad salvo en series limitadas puntuales. De serie incluyen un equipo de audio con bluetooh y lector USB pero poco más, lo que lo aleja de sus rivales más directos.

Tanto el espacio habitable como el maletero no destacan en comparación con los SEAT Ibiza, Opel Corsa o Volkswagen Polo, siendo más parecido a un Nissan Micra y algo más grande que los representantes del segmento A como el Mitsubishi Space Star.

La oferta de acabados en España en el momento de escribir estas líneas contempla los niveles GA, GL y GLX, además de la serie especial Black&White y el deportivo Sport. En todos los casos la dotación de serie es suficiente. Sólo el Sport puede tener faros de xenón, un elemento que se agradece en conducción nocturna.

Ser uno de los polivalentes más veteranos repercute en el equipamiento y no pueden tener alerta de cambio de carril, detector de objetos en ángulo muerto, asistente al aparcamiento automático o el sistema de frenada de emergencia en ciudad, todos ellos cada vez más comunes.

La gama de motores arranca en gasolina con un 1.2i 16v con 94 CV que se puede pedir con cambio manual o automático. Además es el único modelo de su clase que también puede tener tracción total 4×4, mejorando la motricidad en condiciones adversas.

Como opción más prestacional está el 1.6i 16v que llevan los Sport con 136 CV de potencia. Es un motor muy agradable de usar y se aprovecha al máximo con la transmisión manual de seis velocidades sin que los consumos se eleven en exceso.

La única alternativa diésel recurre a un 1,3 litros con 75 CV en combinación con una caja de cambios manual de cinco velocidades. Es el Swift que menos gasta, con una media declarada de 3,9 L/100 y unas emisiones de 101 g/km de CO2.

Click aquí para cancelar la respuesta.