5 cosas que jamás deberías hacer durante el rodaje de tu coche nuevo

David Clavero
07/11/2016

El rodaje del motor de un coche nuevo es una de las etapas más importantes para garantizar el rendimiento y durabilidad del vehículo durante toda su vida. En esta etapa que suele necesitar de alrededor de 2.000 kilómetros, nuestro uso debe ser moderado y prestando especial atención a aspectos claves a evitar para no comprometer el funcionamiento del motor.

Existen infinitas leyendas urbanas sobre el rodaje y los motivos que lo defienden o lo critican, pero hoy te traemos 5 consejos que deberían ser la biblia de todo conductor que estrene nuevo vehículo con motor de combustión interna.

– Pisar a fondo el acelerador: durante los primeros kilómetros de vida de nuestro motor debemos evitar acelerar de más. Lo ideal es desplazarnos de la forma más suave posible evitando exigir grandes cargas al propulsor.

– Llegar al límite de revoluciones: intentar averiguar hasta dónde es capaz de girar nuestro coche es una mala idea en los primero kilómetros. Esos primeros kilómetros sirven de ajuste a multitud de piezas móviles, por lo que es recomendable no sobrepasar las 3.500 rpm en motores diésel y 4.000 rpm en motores gasolina.

– Circular a velocidad y régimen sostenido: evitar el funcionamiento sostenido del propulsor es muy importante. Exigir un funcionamiento a velocidad y régimen sostenido durante bastante tiempo y kilómetros no ayuda a tu propulsor. En los primeros kilómetros lo más recomendable es circular por carreteras que obliguen a ritmos cambiantes, aunque no por ello hay que exigir grandes aceleraciones o prestaciones. Tampoco caigas en la falsa creencia de que circular a muy bajas revoluciones es lo mas recomendable, de ese modo tu motor también estará sufriendo.

– Respeta las temperaturas: aunque este consejo se puede aplicar al uso de cualquier coche y en cualquier momento, durante el rodaje es todavía más importante respetar las temperaturas de servicio y esperar a que aceite y refrigerante estén en torno a los 90º para hacer trabajar al propulsor sin dañarlo. Recuerda que la temperatura es una de las causas más comunes entre las averías en motores turboalimentados.

– No uses tu coche nuevo para remolcar: pese a que la compra de tu coche nueva tenga entre sus fines la posibilidad de llevar remolque, evitar usarlo para este fin durante los primeros kilómetros de uso. El esfuerzo de un motor al llevar un remolque es bastante importante, y por este motivo no es nada recomendable exigirle de más al propulsor hasta que pasen los kilómetros de rodaje.

En Centímetros Cúbicos: 6 tareas que todo conductor debería saber y practicar frecuentemente | 5 motivos por los que circular a bajas revoluciones destruye tu motor | 5 avisos que te da tu coche antes de sufrir una avería

Click aquí para cancelar la respuesta.