3 averías que puedes detectar observando el humo del escape

David Clavero
04/03/2016

Descubrir averías o posibles fallos en nuestro motor es mucho más fácil de lo pensamos en algunas ocasiones. Más de una vez te habrás fijado en el humo del tubo de escape de tu coche, o el de algún coche que tienes cerca, normalmente porque ese humo te llama la atención por cantidad y por un color que te hace pensar en lo peor. Por eso, hoy te vamos a ayudar a descubrir qué significa el humo que expulsa el tubo de escape de tu coche.

Por regla general te podemos adelantar que las averías que se detectan por el color del humo de escape suelen acarrear grandes costes de reparación, aunque sólo si el humo de escape que estamos analizando tienen un color y una cantidad tan evidentes que te han obligado a fijarte en él sin proponértelo.

Hoy te invitamos a analizar el humo que expulsa el tubo de escape de tu coche en una nueva entrega de nuestros Consejos para mantener en forma tu mecánica. Asegúrate siempre de realizar este proceso en una zona abierta donde circule correctamente el aire, a una distancia mínima de metro o metro y medio y cerciorándote de observar ese humo siempre y cuando el motor esté funcionando en su temperatura de servicio, entre 80 y 90ºC.

(1-) Humo de escape Negro:

– Cuando el humo negro aparece en nuestro tubo escape existe un claro problema de exceso de combustible. Esta situación se puede dar por dos motivos, uno porque llega poco aire al propulsor por culpa de filtros obstruidos o fugas en los tubos de admisión, o dos, porque el sistema de inyección está introduciendo más combustible de la cuenta al tener fallos en inyectores que no cierran bien o sensores que no miden correctamente qué combustible está llegando a cada cilindro.

(2-) Humo de escape Blanco:

– Si el tubo de escape tu coche expulsa humo blanco estamos ante presencia de vapor de agua en tu propulsor. Para verificar este tipo de humo, lo primero que debemos asegurarnos es de que el motor está caliente, de 80 a 90ºC, y acelerar en varias ocasiones para expulsar todo el vapor de agua que se genera en el escape por culpa de la condensación. Si el humo blanco persiste, quiere decir que nuestro motor está aspirando agua del sistema de refrigeración, bien por una fuga interna o porque la culata se ha doblado al sufrir un sobrecalentamiento.

(3-) Humo de escape azul:

– Cuando el tubo de escape de tu coche expulsa humo azul o con tintes azulados, el problema no es otro que la presencia de aceite en la cámara de combustión. Si tu motor está quemando aceite es porque el lubricante está pasando al cilindro, bien porque los pistones cuentan con algún segmento roto que facilita el paso del aceite, o bien porque algún retén de las válvulas está permitiendo el paso del lubricante. En el caso de los motores turboalimentados, el humo azul también puede ser síntoma de holgura en el eje del turbocompresor, un fallo que provoca que el aceite que lubrica al turbo pase del eje de la turbina a la admisión, y de ahí a la cámara de combustión.

En Centímetros Cúbicos: Cómo evitar las 5 averías más comunes en un diésel | 5 hábitos que debes evitar para cuidar tu motor Turbo | ¿Qué le pasa a un motor diésel si te equivocas y le echas gasolina? ¿Y al revés?

Click aquí para cancelar la respuesta.