Elon Musk busca acabar con los atascos

Iván Fernández
29/04/2017

Hace unos meses Elon Musk hacía uso del cuaderno de ideas en la que se ha convertido su cuenta personal de Twitter para hablar de lo harto que estaba del tráfico de Los Ángeles. Casi como si de un supervillano se tratara, el CEO de Tesla prometía conseguir una tuneladora y empezar a realizar agujeros en el suelo de la ciudad estadounidense para librarse de los atascos.

Lo que en principio parecía una idea disparatada ha terminado haciéndose realidad, al menos virtualmente. El creador de Tesla Motors, cofundador de PayPal, precursor del Hyperloop, la Misión a Marte y dispuesto a ‘conectar’ su cerebro a un ordenador, ha cumplido su amenaza, mostrando su idea para descongestionar las grandes urbes a través de una red de túneles que puede conectar distintos puntos de una misma ciudad e incluso unir distintas ciudades.

Su idea quedaba plasmada en un vídeo que habla por sí sólo. Los vehículos descenderán en plataformas individuales magnéticas a un nivel subterráneo por el que serán dirigidas a través de railes y unos túneles a otras localizaciones a una velocidad de unos 200 km/h y esquivando todo el tráfico que se puede generar en la superficie. La idea de Musk permitiría por ejemplo unir desde Westwood -uno de los distritos más conocidos de la ciudad de Los Ángeles- hasta el aeropuerto en apenas cinco o seis minutos sin bajarse ni tan siquiera de tu propio vehículo. Este recorrido, en condiciones normales puede completarse en aproximadamente media hora.

Musk no sólo ha sorprendido con sus ideas en cuanto a la exploración del espacio o las opciones de explotar al máximo la capacidad del ser humano. También está dispuesto a revolucionar el transporte tal y como lo conocemos en la actualidad, movimiento que ha empezado con Tesla (la cual se espera que próximamente también produzca un camión e incluso autobuses), continuando por el Hyperloop, sistema con el que pretendía unir San Francisco y Los Ángeles con un transporte basado en los tubos de vacío.

The Boring Company, nombre con el que bautizaba Musk a su propia empresa, ya ha empezado con el proyecto de los túneles, e incluso ya se encuentra realizando sus primeras pruebas muy cerca del aeropuerto Internacional de Los Ángeles, en unos terrenos propiedad de Space X. Imposible no recordar algunas escenas de la película “Yo, robot”.

Click aquí para cancelar la respuesta.