Llegan los coches-radar privados ¡Cualquier conductor podrá cazarte!

David Clavero
10/02/2017

La privatización de un servicio tan polémico como el de los radares ha llegado, y lo ha hecho en su versión más discutida como son los radares camuflados. En Francia han impulsado un proyecto para privatizar los coches radar y ceder su gestión a empresas privadas. Se trata de un movimiento cuyo objetivo final está en la puesta en marcha de una red de radares camuflados que estén operativos por más tiempo y cuyo funcionamiento no requiera de contar con miembros de los cuerpos de seguridad dedicados a su vigilancia.

Aunque Francia cuenta en estos momentos con 400 coches radar en activo, la liberalización del servicio pretende incrementar ese número de coches ya que los requisitos para gestionar estos radares camuflados son bastante bajos. Las primeras pruebas comenzarán este mes en Normandia, pretendiendo que el servicio ya privatizado entre en funcionamiento en Septiembre de 2017 en el resto de Francia. Los conductores de estos coches radar de incógnito realizarán jornadas laborales completas y su misión será únicamente realizar trayectos concretos con el sistema activado, pero en el que no podrá interferir de ningún modo.

Para la gestión de estos radares, las empresas contarán con un nuevo modelo de radar que necesitará de menos modificaciones en el vehículo, apenas un hueco en la calandra y una pantalla en el salpicadero, pero cuyo principal punto de interés es la no necesidad de alguien que controle su funcionamiento de forma constante. Gracias a esta nueva versión de radar, el sistema es completamente automático y el conductor del vehículo no tendrá que realizar ninguna acción sobre el sistema cuando éste esté operativo.

Además, este nuevo tipo de coches radar estrenará una función muy importante que es la posibilidad de multar en movimiento, algo que sí marcará la diferencia con respecto a los radares que hemos conocido hasta la fecha. Gracias al uso de nuevos sistemas de posicionamiento y reconocimiento de velocidad, el radar es capaz de calcular automáticamente los límites máximos de la vía y así poder multar en movimiento siguiendo rutas establecidas.

Sobra decir que el negocio detrás de esta controvertida liberalización es más que interesante para cualquier empresa que pueda gestionar una flota de coches, desarrollando una actividad que ya en la actualidad supone una importante fuente de recaudación, y que con estas novedades sólo conseguirá trabajar por más tiempo y rentabilizar aún más este tipo de sanciones.

¿Llegaremos a verlos en España? De tener éxito en Francia, están seguros de que sí, no pasará mucho tiempo hasta que otros países sigan sus pasos.

Fuente: Autoplus vía Autopista
En Centímetros Cúbicos: Esta es la última ‘máquina’ de multar: un camión-radar camuflado | Adiós a las leyendas sobre márgenes de error: La DGT explica a qué velocidad exacta salta el radar

Click aquí para cancelar la respuesta.