'Pilotar' un helicóptero a miles de kilómetros sin movernos del sitio es una realidad... virtual

Centímetros Cúbicos
08/05/2016

Hacen misiones por todo el mundo a miles de kilómetros, reconocimientos sobrevolando rincones de difícil acceso. La simulación ha supuesto un cambio radical para la instrucción de pilotos de helicópteros del Ejército. En España contamos con uno de los simuladores más avanzados, al que vienen a formarse pilotos de todo el mundo.

Vuelos por zonas inhóspitas: desiertos, escarpadas montañas, espacios urbanos. Es parte del entrenamiento militar del Ejército de Tierra. Unas simulaciones que también realiza el ejército del aire, la unidad de emergencias o empresas civiles. Viajes por toda España o la zona oeste de Afganistán desde el Centro de Simulación de helicópteros del Ejército de Tierra de Colmenar Viejo en Madrid.

Existen dos tipos de simuladores: Los Full Misión o de movimiento que tienen una visión interior que cubre 210º en horizontal por 85º en vertical. El peso del conjunto es de 10.800 kilos. La cabina recrea la de un helicóptero, tiene 4 o 5 puestos. Dos pilotos, un operador, un instructor y un segundo.

Por otra parte están los entrenadores de navegación, no tienen movimiento y tienen un sistema visual con visión de 220º por 60º. La cabina es una réplica de la real con tres pantallas TFT. Su peso aproximado es de 2.700 kilos.

Todas las operaciones se controlan desde el SITAC. El sistema de instrucción táctica que controla las sesiones de vuelo. Aquí generan los nuevos escenarios, controlan la interoperación entre los distintos elementos, evalúan la reproducción en vuelo. Y pueden simular una torre de control. Una hora de simulación supone más de un 50 por ciento de ahorro con respecto a un vuelo real y permite simular fallos que en la realidad serían difíciles de recrear.

Click aquí para cancelar la respuesta.