Toyota, Mazda y Denso unen fuerzas en pos del vehículo eléctrico

Iván Fernández
29/09/2017

Se abre una nueva era para la mayoría de los fabricantes. Una etapa en la que se investigará en nuevas tecnologías, materiales y tipos de propulsión, algo que a su vez significa una fuerte inversión de dinero en estudios que en muchas ocasiones no llegarán a buen puerto. Es por ello que será habitual que los fabricantes se unan en una especie de Joint-Venture con el objetivo de no sólo compartir conocimientos, experiencia y tecnología, sino también como una buena forma de repartir los gastos que conlleva toda esta investigación.

El último ejemplo llegaba esta misma semana, después del anuncio de la asociación entre Toyota y Mazda con el objetivo de desarrollar nuevos coches eléctricos. No es una novedad esta unión entre dos de los fabricantes japoneses más destacados. El inicio de esta colaboración nació hace ya más de dos años, en la primavera de 2015, y ahora, con la llegada de Denso (empresa que habitualmente ha estado muy ligada por ejemplo a Toyota en Competición), nace una nueva compañía que se llamará EV C.A. Spirit Co. Siglas que obviamente revelan la intención de trabajar juntos en pos de la creación de vehículos eléctricos.

Hay hueco para más marcas. Tanto los responsables de Toyota como los de Mazda, han destacado que dentro de esta colaboración hay todavía espacio para otros fabricantes. Por el momento, la participación económica de cada parte en la nueva empresa EV C.A. Spirit Co se distribuye de forma que Toyota tendrá una participación del 90%, Mazda del 5% y Denso el 5% restante. Entre ellos, cada compañía aportará sus propios ingenieros, los cuales trabajarán a tiempo completo en este nuevo proyecto destinado a la aplicación de nuevos componentes y su optimización, para alcanzar los objetivos de sus nuevos coches eléctricos.

El objetivo final es el desarrollar tecnologías estructurales básicas para vehículos eléctricos, que cubrirán un amplio rango de segmentos y tipologías de vehículos. En todo ello, cada parte tendrá su cometido, siendo Toyota la que aportará su plataforma TNGA (Toyota C-HR y Toyota Prius), Denso la electrónica y Mazda sus conocimientos en desarrollo computacional y planificación de producto. La intención es: “crear vehículos eléctricos atractivos, con identidades únicas de cada marca y evitar que el vehículo eléctrico se convierta en una ‘commodity’”, o lo que es lo mismo, un automóvil sin identidad.

Click aquí para cancelar la respuesta.