KIA Stonic a prueba, primeras impresiones de la nueva sensación coreana

mherraiz
28/10/2017

KIA ha entrado en el prolífico segmento de los B-SUV por la puerta grande con el nuevo KIA Stonic. Aprovechando la plataforma del KIA Rio ha creado una excelente alternativa al Renault Captur y al Peugeot 2008, un hermano “pequeño” para el exitoso KIA Sportage que está dispuesto a reclamar una importante porción de esa jugosa tarta que es el segmento de los pequeños crossovers, un segmento donde ahora también se incorporan nuevas alternativas como el SEAT Arona o el Hyundai Kona. Hablamos, claro, del KIA Stonic, un KIA Stonic que ya hemos podido poner a prueba y que, ya te lo adelantamos, nos ha convencido.

El KIA Stonic gana muchos enteros al natural. Esa cierta imagen “infantil”, sin fuerza, que tenía en muchas de las fotos oficiales se disipa al instante al ver su frontal, a golpe de pasos de rueda ensanchados y su capó nervado. Su parrilla también no está exenta de encanto, curiosamente está “cegada” y no podemos pasar por alto esa protección de su frontal que adelanta otros rasgos fundamentales en la concepción de un crossover, como son los pasos de rueda sin pintar y las barras sobre el techo, rematando con una protección también en el paragolpes trasero, indispensables para dotar de aires “offroad” a este coreano.

Por supuesto no nos olvidamos de ese pilar posterior inclinado hacia el frente, mucho más llamativo en las versiones bicolor, tampoco esas ópticas posteriores con cierto diseño 3D. Habrá un total de 20 combinaciones disponibles, con 9 colores para la carrocería, cinco colores para el techo y cuatro ambientes para el habitáculo.

Una longitud de 4.165 mm, una anchura de 1.760 mm y una altura de 1.520 mm definen las medidas del KIA Stonic, un KIA que ejemplifica a la perfección la madurez de la marca y que pone sobre la mesa a una de las alternativas más atractivas de un segmento realmente nutrido. En KIA hablan ya de que este modelo podría llegar a cosechar casi tantas ventas como el KIA Sportage… de hecho esperan llegar a vender 70.000 unidades en 2018 y unas 100.000 unidades en 2019.

En su habitáculo el KIA Stonic apuesta por una buena amplitud (recordemos que estamos hablando de un coche del segmento B) y cuatro adultos podrán viajar sin problema, disponiendo para tal fin de un maletero de 352 litros que podrá albergar sin problema tres maletas de cabina y alguna que otra bolsa de deporte. Sin duda el espacio en su interior es uno de los puntos que más me han gustado de este KIA Stonic lo que unido a su dinámica, que detallaremos más adelante, hace que en ningún momento este pequeño crossover se vea amedrentado por la necesidad de afrontar un viaje, por mucho que su terreno ideal sea la ciudad y las vías interurbanas.

Más allá de esta grata amplitud, buena tanto por altura como por espacio para las piernas, el interior del KIA Stonic nos ofrece buenos ajustes y un buen diseño y aunque abundan los plásticos duros, se encargan de la práctica totalidad del salpicadero, no sientes en ningún momento una sensación de mala calidad, ni mucho menos, la solidez del conjunto es buena.

En el apartado estético este habitáculo destaca por la pantalla que corona la consola central, presente ya desde la versión de aceso. También están bien resueltos los mandos de la climatización y el volante multifunción tiene un diseño agradable. A mayores la presencia de huecos portaobjetos también es buena y recurriendo a los acentos en colores contrastados disponibles tendremos un interior aún más vistoso.

Otro punto a destacar en este interior es la posición del puesto de conducción, encargado de transmitirte desde el primer instante una sensación similar a la de un turismo normal, para lo bueno y para lo malo. Dinámicamente se agradece esta posición, es lo idóneo, pero para muchos será una desventaja al no sentir esa posición sobrelevada, por encima del tráfico, tan característica de los SUV.

Mecánicamente la gama del KIA Stonic queda articulada alrededor de dos opciones gasolina, de 84 y 120 caballos y una opción diésel de 110 caballos, un breve catálogo de alternativas que en los próximos meses se verá ampliado con la introducción de una nueva opción gasolina de 100 caballos. Además KIA también introducirá una opción con cambio automático en los próximos meses, recurriendo a una caja de cambios de doble embrague que estará asociada a la motorización más potente, al KIA Stonic gasolina de 120 caballos.

Hemos tenido la oportunidad de probar el KIA Stonic con el motor diésel de 110 caballos y el KIA Stonic con el motor gasolina de 120 caballos pero antes de abordar las primeras impresiones de ambos motores debemos detenernos en la buena puesta a punto del KIA Stonic y es que durante los primero kilómetros que hemos podido recorrer con el nuevo SUV de KIA nos hemos topado con un SUV capaz de devorar curvas sin adolecer de balanceos, demostrando una notable estabilidad rodando a ritmos muy altos en autopista.

El KIA Stonic se siente muy ágil y cuenta con un tacto de dirección un tanto suave. Además sus suspensiones se muestran cómodas frente a asfaltos rotos, adoquines… por lo que además de tener un buen comportamiento en carretera es cómodo y muy resolutivo en ciudad.

Sobre sus motores, tanto la opción diésel de 110 caballos (260 Nm) como el gasolina de 120 caballos (172 Nm), un 1.6 CRDI de 4 cilindros el primero y un 1.0 T-GDI de 3 cilindros el segundo, nos ofrecerán una buena respuesta para un uso cotidiano normal aunque teniendo en cuenta que ambos motores son ligeramente “ruidosos”, colándose su sonido en el habitáculo, el motor diésel sale ganando ya que no perdemos refinamiento mecánico y responde mejor frente a adelantamientos, incorporaciones…

El gasolina adolece de cierta falta de bajos que quedan solventados en el diésel y esos 10 caballos de diferencia a favor del gasolina no son decisivos en una conducción normal diaria encontrándonos en ambos casos con un buen tacto de la transmisión manual.

Por lo tanto tenemos que felicitar, sin lugar a dudas, a KIA por el B-SUV que han creado, tanto por su diseño exterior e interior, donde goza también de una grata habitabilidad, como por su rodar, propio de un coche de un segmento superior, con una gran estabilidad, con un pisar noble, que se une a motores muy muy válidos en el día a día, mereciendo especial atención el diésel por su respuesta, habrá que esperar a una prueba de mayor duración, para ver si es capaz también de arrojarnos un buen consumo, teniendo presente que sobre el papel el gasolina homologa un consumo combinado de 5 l/100 km y el diésel de 4.2 l/100 km.

El KIA Stonic tiene un precio de partida de 12.919 euros con el motor gasolina de 84 caballos y el acabado básico Concept y su versión más cara tiene un precio de 18.619 euros, con el motor diésel de 110 caballos y el acabado Tech, el más alto. Por ejemplo un KIA Stonic con el motor gasolina de 120 caballos y el acabado intermedio Drive parte desde 16.119 euros y el diésel de 110 caballos con el mismo acabado hace lo propio desde 17.319 euros.

Tiene un precio muy muy competitivo y desde el acabado más básico ya tiene un equipamiento en el que nos encontramos con llantas de aleación, el sistema multimedia con pantalla táctil, toma USB, bluetooth, Apple CarPlya y Android Auto, aire acondicionado o control de crucero, por lo que el KIA Stonic con el acabado de acceso no es tan básico.

Click aquí para cancelar la respuesta.