Mercedes Clase E 220d: tecnología y diseño para la berlina premium

David Clavero
31/12/2017

El mercado de las berlinas de de corte premium ubicadas en el segmento D está viviendo una completa transformación. Los coches que durante muchos años han representado el concepto posiblemente más clásico del mercado ahora están dejando atrás esa ideas. La Clase E de Mercedes no sólo no es ajena a este cambio si no que es una de las principales defensoras. Manteniendo la filosofía de este tipo de vehículos, Mercedes ofrece ahora un enfoque completamente diferente donde diseño y tecnología son sus principales reclamos.

Lo primero que debemos tener en cuenta al analizar un coche como el Mercedes Clase E es que se trata de uno de los reyes de su segmento junto al BMW Serie 5 y el Audi A6. Los 3 grandes fabricantes alemanes copan el grueso de la ventas de este segmento, lo que hace que sea entre estas 3 berlinas donde se encuentra la mayor competencia. La Serie 5 es en estos momentos el lanzamiento más reciente, esperando la llegada del nuevo A6 para 2018 y siendo la Clase E la que más ha apostado hasta el momento por la idea de reinventarse.

El diseño del Mercedes Clase E es sin lugar a dudas uno de sus principales aciertos, también el objeto de algunas críticas, veamos el porqué. Mercedes estreno un nuevo lenguaje de diseño en el Mercedes Clase S, lenguaje que ha trasladado al resto de la gama C y E para confeccionar 3 vehículos diferentes, aunque compartiendo mismo ADN. De este modo la Clase E podemos considerarla una Clase S a escala, un punto que confiere un notable peso en imagen de marca, pero que por contra puede llevar a la confusión con coches demasiado similares donde sólo las dimensiones y algunos detalles hablan realmente claro. Con todo ello el Mercedes Clase E ofrece una planta moderna y elegante a partes iguales, con una estética actual pero no excesivamente rompedora.

En el interior sí que hemos encontrado un diseño más rompedor, especialmente en esta versión que estamos probando donde se emplean sendas pantallas LCD de 12,3” que hacen las veces de cuadro de instrumentos y sistema multimedia. En las versiones de acceso el cuadro de instrumentos combina relojes analógicos con una pantalla LCD a color. Todo el interior rezuma calidad y el empleo de buenos materiales, marcando sus tonos y apliques el uso del paquete AMG Line en esta ocasión. Sólo podemos criticar el uso de molduras en negro lacado ya que son un verdadero imán de suciedad y arañazos y el tacto de algunos botones que no transmiten la robustez y calidad del resto del habitáculo.

Nuestra versión de pruebas hace uso del nuevo propulsor diésel de 2 litros, cuatro cilindros y sobrealimentación por turbocompresor. Esta mecánica bajo el sello 220d desarrolla una potencia máxima de 194 CV y un par de 400 Nm y sustituye al veterano propulsor de 2.1 litros que Mercedes ha empleado en un sinfín de modelos. A este nuevo propulsor está asociada la transmisión automática 9G-Tronic con 9 relaciones. Hablamos sin lugar a dudas de una de las configuraciones más lógicas e interesantes para la Clase E, combinando prestaciones y eficiencia para todo tipo de usos. El propulsor es parco en consumos con registros que se mueven en torno a los 6 litros, echando sólo en falta un mejor trabajo en sonoridad que es donde este motor resta algunas punto frente a mecánica similares de la competencia. Aún así, insistimos, la configuración de motor diésel y cambio automático es sin lugar a dudas la receta más acertada para sacar provecho a las cualidades del Mercedes Clase E. confort, bajos consumos, respuesta y agrado de conducción.

Al volante del Mercedes Clase E nos encontramos con un automóvil pensado para recorrer largas distancia con un elevado nivel de confort y un gasto de combustible “bajo”. Hablamos de una berlina con un enfoque distanciado del carácter deportivo del BMW Serie 5, pero en donde se disfruta de un conjunto motopropulsor que funciona rápido y bien, y sobre todo de una puesta a punto más confortable donde el paso de lo kilómetros y las horas al volante se hacen notar menos.

El Mercedes Clase E tiene un precio de partida en España de 48.700 euros. Nuestra versión de pruebas tiene un precio que parte desde los 51.525 euros, encontrando un importante número de posibilidades en equipamiento y personalización como los instalados en nuestra unidad donde destacamos los paquetes AMG Line para exterior (2.117 euros) e interior (1.887 euros), el paquete de asistencias a la conducción con función Drive Pilot (2.529 euros), iluminación Multibeam LED (1.313 euros) o el paquete tecnológico con sendas pantallas LCD, Head Up Display y Command Online (2.965 euros). De este modo queda claro que las posibilidades de equipamiento y personalización de la Clase E son casi infinitas, aunque navegar por el catálogo de opciones puede suponer un notable incremento del precio final.

Click aquí para cancelar la respuesta.