Doble contacto Mitsubishi: Outlander PHEV frente a Outlander 220 Di-D

Dionisio San Miguel
23/03/2017

Hace no demasiado, un híbrido no resistían una comparativa con modelos de motorización ‘tradicional’ en ningún aspecto. Sólo en uno: las emisiones. Hoy, la cosa es muy distinta, y vehículos como el Mitsubishi Outlander PHEV empiezan a entrar en la pelea. Lo demuestra su progresión en el número de unidades vendidas, que es casi geométrica en el caso de los eléctricos, y sobre todo de los híbridos enchufables como del que hablamos. En esta ocasión, su ‘rival’ es su hermano con motor de gasóleo.

Para no caer en una comparativa al uso, veamos que nos ofrecen dos caras muy distintas de un mismo modelo y que cada cual que se decante en función de gustos, necesidades, recursos y, también, valores. El contacto con ambos modelos se ha llevado a cabo con una semana de diferencia, con las sensaciones percibidas sobre ambos coches ‘frescas’.

Motor, cambio y tecnología
Empecemos por la parte mecánica, donde en el caso del PHEV -El híbrido enchufable más vendido–  nos encontramos con una singular configuración que incluye dos motores eléctricos más uno técnico (2.0) que erogan una potencia total de 203 CV, con un consumo homologado de 1,8l y una autonomía en modo eléctrico que, sin llegar a los 52-54km anunciados –en conducción real las condiciones óptimas son imposibles-, no es difícil de dejar en unos respetables 42-44 km. Pocos usuarios cubren trayectos superiores a diario.

La versión 2017 del Mitsubishi Outlander PHEV recibe, además mejoras en la gestión del sistema híbrido con una respuesta más inmediata de los dos motores eléctricos. Este cambio ha permitido mejorar los datos de la prueba europea de homologación de emisiones, en la que se reduce de 42 a 41 g/km de CO2. Además, se añade en la consola un botón EV (Electric Vehicle), que al presionarlo fuerza al sistema a circular en modo eléctrico 100 % sin emisiones, útil para aprovechar la conducción de un coche híbrido.

En la consola central tenemos también otras dos funciones: Save, que permite reservar la energía eléctrica para su uso más urbano –o en el campo, si se quiere contaminar lo menos posible- y Charge, que directamente carga las baterías con el motor térmico. 

Lo que no ha cambiado es su sistema automático de variador, que en frenada regenerativa utiliza el motor como generador eléctrico para cargar la batería al levantar el pie del acelerador y presionar el freno. El grado de ‘regeneración’ se regula a través de las levas ubicadas detrás del volante que nos permiten subir y bajar por los 5 modos de recuperación.

El PHEV ofrece distintas formas para recargar los 12 kW de la batería:
1.- Rápida: Equipado con una toma CHAdeMO que recargar la batería en 30 minutos. 1.- Normal: A parte de la toma CHadeMo el Outlander va equipado con una toma SAE J1772 que nos permite la recarga completa en 5 horas aprox. El PHEV lleva un adaptador de 5 metros para poder conectar el coche a un enchufe Shucko normal y corriente de 230V a 10A. 3.- Térmica: La función ‘Charge’ permite, mediante un botón situado al lado del cambio, accionar el motor a gasolina cuando el vehículo está detenido o en marcha para una recarga de la batería de forma continua.

Su alter ego en diesel, el 220 Di-D monta un motor de 150 CV que mueve con cierta soltura un coche de tamaño considerable, sobre todo si no se equipa la tracción total. Esta última, unida al sobrepeso que supone el sistema híbrido y las baterías en el caso del PHEV, dan una ventaja en la báscula de prácticamente 200 kilos menos. El consumo –homologado- supera por poco los 5 litros cada 100 kilómetros, aunque para acercarse a esa cifra en conducción real hay que ser muy cauto con el gas y evitar la ciudad.

Comportamiento
Aunque Mitsubishi ha hecho mejoras reconocibles en el modelo 2017, sobre todo en la gestión electrónica y suspensiones, que le otorgan mayor brío y comodidad, respectivamente, el PHEV no puede evitar las lógicas inercias y un cierto balanceo propios de un vehículo que se acerca a las 2 toneladas de peso y posee una cierta ‘alzada’ (4655 x 1800 x 1680mm /  1800 kg).

No obstante, se ha revisado el sistema Super All Wheel Control (S-AWC) que gestiona electrónicamente el reparto de par a cada eje. La nueva programación optimiza la distribución del par entre los ejes delantero y trasero para “aumentar la estabilidad en curva”, y la nueva gestión del control de deriva Active Yaw Control (AYC) que controla el par que llega a cada rueda del mismo eje “mejora la maniobrabilidad”.

Además, se ha revisado la puesta a punto de la suspensión delantera para mejorar la sensación de contacto con la carretera, como de la trasera, que aumenta la estabilidad, la rigidez y el confort de conducción.

Equipamiento y precios
En equipamiento no hay muchas opciones para comparar ambos modelos, pues el PHEV lo lleva todo de serie. En todo caso, se ha aumentado el número de ayudas tecnológicas a la conducción con el sistema detección de ángulo muerto, además del sistema de alerta de tráfico trasero cruzado. La cámara delantera detectora de obstáculos suma la función de detección de peatones en ciudad y los faros cuentan también ahora con la activación automática de luces de carretera.

En el apartado del equipamiento tecnológico del interior, el sistema de infoentretenimiento mejora su conectividad con los teléfonos actuales con el SDA (Smartphone link Display Audio), que básicamente es la implantación de la conectividad con Apple Carplay y Google Android Auto. Otra mejora es la información gráfica más moderna del display de la instrumentación del conductor y el freno de estacionamiento eléctrico recibe la función Auto Hold que ayuda den las maniobras en pendientes.

Siguendo con la tecnología, de lo más interesante que ofrece el PHEV es la cámara de visión 360º, el detector de objetos en maniobras de marcha atrás, detector de peatones, equipo de navegación con mayor número de funciones, sistema automático de luces cortas/largas SmartBeam, etc.

Además de lo mencionado también incluyen el portón eléctrico, asientos y volante térmicos, faros LED, sensor de lluvia, tapizado mixto piel/alcántara, alarma, llantas de aleación de 18 pulgadas, control de crucero adaptativo, alerta de cambio de carril, detector de objetos en ángulo muerto, etc.

El precio recomendado del Outlander PHEV incluyendo la promoción de lanzamiento es de 39.431€, incluida la promoción de lanzamientos y la financiación de la marca, que supone un descuento de 8.900€ con respecto al precio incial (47.200€). El equivalente en el caso del diésel, sería la versión con el citado acabado Kaiteki, de 7 plazas, cambio automático y, tracción total, con un precio inicial de 39.300€ que se quedarían en 37.887€ con las promociones y ayudas.

No obstante, si miramos más el euro, el acabado más básico del Outlander con motor gasoil, 2 ruedas motrices y cambio manual, aún incluyendo las 2 plazas adicionales (no disponible en el PHEV), aunque renuncia al cuero y otros aditamentos, se puede adquirir por unos interesantes 30.400€ (26.581 con descuentos).

Conclusión de la comparada
Como casi siempre es una cuestión de gustos y/o necesidades la elección de una versión u otra del Mitsubishi Outlander, puesto que en precio pueden igualarse con equipamiento, en consumo se compensa la autonomía del eléctrico con un mayor gasto del motor térmico de gasolina frente a un diésel que aprovecha la mayor ligereza para reducir las visitas a la gasolinera.

Las ventajas del PHEV en cuanto a carriles tipo VAO, peajes o descuentos y/o exenciones en el aparcamiento, es cierto que hay que tenerlas en cuenta, puesto que cada día se anuncia alguna nueva normativa a su favor, o en contra del diésel, sobre todo en las grandes urbes.

Depende pues del uso (predominio urbano o interurbano) que se vaya a hacer del coche, que merezca más la pena optar por una u otra motorización.

En Centímetros CúbicosAsí es el Mitsubishi Eclipse Cross: El nuevo SUV compacto japonésContacto Mitsubishi ASX 2017: ¿En qué ha cambiado el SUV más urbano de Mitsubishi?Comparativa Mitsubishi Outlander ¿Híbrido, diésel o gasolina?,

Click aquí para cancelar la respuesta.