Prueba a fondo BMW R nineT 2017: Con ella empezó todo

Dionisio San Miguel
29/07/2017

Un día, BMW decidió fabricar su propia Cafe Racer y el resultado fue una bella e imponente montura denominada R nineT, que daría origen a la ya amplia gama ‘heritage’, entre las que se encuentran la versión más ‘pura’ con la nineT Pure que probamos hace unas semanas, la R nine T Scrambler, y otras interesantes incorporaciones como la GS o la Racer.

#PuedeQueTeInterese: VIDEO: BMW R nineT Scrambler

Pero volviendo al modelo objeto de la prueba, el flechazo que surgió nada más verla no ha hecho más que crecer hasta aproximarse al amor absoluto. El corazón, el archiconocido bicilíndrico 1.170cc. bóxer y sus 110 CV del que ya hablamos cuando tuvimos la oportunidad de subirnos a la Pure da su mejor versión en el modelo original, que cuenta con importantes mejoras de las que ahora hablaremos.

#PuedeQueTeInterese: VIDEO: BMW R nineT Pure, Urban GS y Racer

La versión 2017 llega renovada para adaptarse a la homologación Euro 4. La roadster retro alemana incorpora ahora horquilla regulable y nuevos y llamativos colores.

 

Para los amantes de lo diferente, que necesitan una montura ágil en ciudad, divertida, potente y segura, y capaz de lo mejor en carretera con permiso de las hiperdeportivas, la R nineT es un lujo al alcance de pocos, empezando por su elevado precio: 16.290€. Sin  embargo, este dato, dado que este tipo de motos nunca pasa de moda y el alto valor de recompra de cualquier modelo del ‘mundo Bóxer’ de BMW, puede ser relativo.

Detalles como el depósito en aluminio pulido, el doble escape lateral y, sobre todo, las llantas de radios,  le dan un aspecto Cafe Racer, vintage, clásico o como se le quiera llamar, difícil de encontrar en una moto de serie.

Mencionábamos la horquilla invertida, que ahora es regulable, lo que permite adaptarse al modo de conducción de cada conductor. La maniobra, además, se hace de manera muy sencilla con un regulador de dureza con tres posiciones a elegir. La geometría de suspensión también se ha modificado y el comportamiento es, impecable en cualquier tipo de recorrido y/o superficie.

Mejora también con el sistema de regulación de la precarga de muelle trasero con pomo y aporta nuevas geometrías. Su distancia entre ejes se alarga, proporcionando 1.487mm (antes 1.476mm), junto con al avance de 107,9mm (antes 102,5mm) manteniendo el lanzamiento de 25,5º.

A su ya de por sí preciosa silueta con el colín y depósito de combustible en aluminio, se le puede sumar opciones del tanque con las soldaduras pulidas o visibles, intermitentes LED, alarma antirrobo y como argumentos ya reclamados en la anterior serie que no estaba ni como opción, los puños térmicos y el control de tracción ASC.

En conclusión, la R nineT que dio origen al  renacimiento de los bóxer con el embrague monodisco en seco para dar vida a la Heritage se ha ‘renovado‘  lo justo para mejorar. Un acierto, porque cuando apareció la primera nineT se desató la locura y llegó a listas de espera de casi 12 meses en su primer año de vida. Ahora ya no es novedad, pero augura un futuro de éxito.

Click aquí para cancelar la respuesta.