Prueba BMW R nine T Pure: menos es más en la Heritage más accesible

Dionisio San Miguel
03/07/2017

Hemos tenido la oportunidad de probar a fondo la versión de acceso de la familia Heritage de BMW: La nine T Pure. Si buscamos una palabra para definir a esta moto, basta con recurrir a lo que su propio nombre indica, y que deja meridianamente clara su esencia: la conducción ‘pura’. Sin adornos, y reducida a lo indispensable, aunque todo de máxima calidad, en consonancia con los estándares de calidad de una marca premium como BMW.

Para los amantes de lo diferente, que necesitan una montura ágil en ciudad, a pesar de los casi 220kg. de peso en vacío, divertida, potente y segura, la Pure es una opción muy interesante. Además, su precio es el más ‘accesible’ de la gama, ya que supera por poco los 13.000€, aunque renuncie a algunos detalles con los que si contaba la nine T Estándar: horquilla invertida, depósito de aluminio -el de la Pure es de acero-, el indicador de marcha engranada, el o las llantas de radios, por ejemplo.

#SeguroQueTeInteresa:

Probamos la BMW R Nine T en sus tres versiones: Racer, Pure y GS

Su corazón, como el de toda la gama Heritage es el archiconocido bicilíndrico bóxer de 1.200CC. y 110CV, fiabilísimo pero con capacidad suficiente para generar emociones y unas aceleraciones fulgurantes, controladas perfectamente por unas suspensiones idénticas a su ‘hermana’ Racer y el ABS de serie. Más aún si se incluye el control de tracción opcional. Todo ello con la ‘música’ de un clásico escape 2 en 1 y un sonido inesperada y gratamente contundente.

Sus 116 Nm de par, otorgan a la nine T más minimalista un dinamismo que unido a la falta de cualquier protección frente al viento, y a una postura tan natural como poco aerodinámica, satisfará a cualquier amante de las roadster más ‘puras’. Para colmo, la obligación de adaptar el citado propulsor a la norma Euro 4 ha redundado en un consumo muy contenido para una moto de ese peso y potencial (5,3l/100km. conforme a WMTC).

 

Una moto de amor a primera vista, con una postura comodísima y una altura al suelo (805 mm.) que permite tener siempre los pies en el suelo, literalmente. Para motoristas que no buscan prestaciones, aunque disponga del mencionado y evidiable par, y en palabras de los responsables de BMW Motorrada España -que suscribimos- muy apropiada para personas que se inician o retoman su relación con las motos.

En Centímetros CúbicosProbamos la BMW R Nine T en sus tres versiones: Racer, Pure y GSBMW nineT Scrambler: Nacida para gustarDuelo coche-moto: Seat León Cup Racer Vs. Ducati Panigale 959

Click aquí para cancelar la respuesta.