Prueba Hyundai i10 1.2 MPI 87 CV: a la conquista de la ciudad

David Clavero
22/04/2017

El Hyundai i10 representa la visión más urbana y práctica del automóvil pensado por y para la ciudad. Hablamos del modelo más pequeño disponible en la gama del fabricante surcoreano Hyundai, un modelo que fue lanzado al mercado en el año 2013 y que fue actualizado a finales de 2016. Hoy ponemos a prueba el Hyundai i10 con motor 1.2 MPI de 87 CV, el i10 más potente de la gama.

Pese a que el i10 afronta la segunda etapa de su vida comercial en esta generación, lo primero que cabe destacar del pequeño de Hyundai es que mantiene un diseño fresco tanto en el exterior como en el interior. Con una longitud de 3,66 metros, el i10 se destapa como la mejor opción para adentrarse en la ciudad, sin embargo no por ello podemos hablar de un coche falto de espacio, pues Hyundai ha realizado un gran trabajo en cuanto a habitabilidad para albergar cómodamente hasta 4 ocupantes, teniendo además uno de los maleteros más grandes de su segmento con 252 litros.

El Hyundai i10 compite en un segmento donde existe un nutrido número de alternativas como son Volkswagen Up!, SEAT Mii, Opel Karl o Kia Picanto con el que comparte elementos y motorizaciones. Frente a ellos el Hyundai i10 destaca por una oferta enfocada claramente en la relación calidad/precio, ofreciendo además un buen nivel de calidad en construcción y dinámica. Sólo el Volkswagen Up! consigue un mejor comportamiento en reacciones, si bien la diferencia de precio es considerable.

La gama del Hyundai i10 está compuesta por dos mecánicas gasolina, un propulsor 1.0 MPI de 66 CV y un 1.2 MPI de 87 CV. Ambas mecánicas son atmosféricas y están asociadas a un cambio manual de 5 relaciones, existiendo la posibilidad de instalar cambio automático en el motor más potente. La unidad que hemos probado instalaba el motor 1.2 MPI de 87 CV con cambio manual, una configuración más que sobrada para las pretensiones del Hyundai i10.

Esta mecánica nos ha resultado una opción muy interesante por la agilidad que brinda al Hyundai i10 en todo momento. En combinación con el cambio manual, este motor mueve con sobrada soltura al i10, echando únicamente en falta una quinta relación más larga o la inclusión de una sexta relación para desahogar el motor en autovía, algo que conseguiría que el motor girase por debajo de las 4.000 rpm y con ello disminuir el consumo a alta velocidad. Con todo ello el Hyundai i10 1.2 MPI de 87 CV ha conseguido un consumo medio real de 6,2 l/100 Km, una cifra más que correcta durante una total de 550 kilómetros combinando autovías y carretera de montaña en su mayoría.

En marcha el Hyundai i10 ofrece un comportamiento equilibrado, con reacciones predecibles, confort y aplomo. El i10 se aleja de clásico comportamiento de los coches urbanos donde sólo importaba la agilidad y el confort. Gran parte de la culpa del buen desempeño del i10 lo encontramos en suspensiones y dirección, las primeras por ofrecer un buen nivel de filtrado y estabilidad, y la segunda por una buena respuesta sobre cualquier superficie pese a contar con una gran asistencia y filtrado.

La gama i10 está disponible en 3 niveles de acabado: Klass, Tecno y Style. Nuestra unidad de pruebas correspondía al acabado Style, el más completo de la oferta con un precio de partida desde 16.170 euros antes de promociones y descuentos especiales. En el momento de escribir esta prueba el Hyundai i10 cuenta con una campaña especial acogida a condiciones de financiación que alcanza un importe de descuento de 4.250 euros, quedando un precio final de 11.920 euros.

Uno de los puntos fuertes del Hyundai i10 es que cuenta con interesantes elementos de equipamiento más propios de vehículos pertenecientes a segmentos superiores. Encontramos por ejemplo la alerta de colisión frontal, la alerta por cambio involuntario de carril, la ayuda al arranque en pendiente o los sensores de aparcamiento trasero, también merece la pena destacar el control de crucero con función limitador, el climatizador automático, la entrada y arranque sin llave, el techo de cristal retráctil de serie en acabado Style y el sistema multimedia con pantalla táctil de 7 pulgadas, navegador TomTom, entradas USB y Aux y compatibilidad con Apple Car Play o Android Auto. Como único hándicap a la extensa oferta de equipamiento del Hyundai i10 encontramos ausencias que nos han llamado la atención como la falta de activación automática para alumbrado y limpiaparabrisas.

Click aquí para cancelar la respuesta.