Prueba KIA Sorento 2.2 CRD 200 CV: al volante de su última revisión

David Clavero
30/01/2018

El Kia Sorento se ha actualizado de cara a este año 2018, una actualización que se ha centrado en poner al día el gran SUV de KIA, tanto por dentro como por fuera, pero donde destaca el nuevo cambio automático de 8 relaciones. Sin duda hablamos de una actualización de gran relevancia en la gama y que ubica al Sorento frente a sus rivales con nuevos y renovados argumentos.

La guerra entre los grandes SUV no es quizá tan encarnizada como la que se puede ver entre los C-SUV o B-SUV, pero con la llegada del Skoda Kodiaq, el Volkswagen Tiguan Allspace y el Nissan X-Trail todo se ha puesto al rojo vivo y es por ello por lo que el Kia Sorento se pone al día con la intención de seguir siendo una de las grandes referencias.

Esta revisión añade ligeros cambios estéticos en su frontal, también en la zaga donde destacan los pilotos LED. No hablamos de cambios que impliquen un diferenciación reconocible a primera vista, aunque es justo admitir que el diseño del Kia Sorento sigue mostrándose actual en todas sus vistas. En el interior también se han introducido cambios como el nuevo diseño de volante, la llegada del nuevo control de climatización con pantalla LCD o la también nueva interfaz de infoentretenimiento AVN con pantalla táctil de 8 pulgadas y posibilidad de asociarse con el equipo de sonido Harman/Kardon de 640W y 10 altavoces.

Importante resaltar que la interfaz AVN es una de las más completas de su categoría al emplear la cartografía y radares de la mano del especialista TomTom y siendo compatible con Apple CarPlay y Android Auto.

Pero como ya habíamos apuntado, el gran cambio está bajo el capó delantero donde Kia actualiza el propulsor de 2.2 litros turbodiésel de 200 CV de potencia máxima gracias al nuevo cambio automático por convertidor de par con 8 relaciones. La llegada del nuevo cambio supone un importante salto en confort y respuesta al sustituir al cumplidor pero no tan refinado cambio automático de 6 relaciones ofrecido hasta la fecha. Este nuevo cambio automático de 8 relaciones ha sido desarrollado por Kia con la vista puesta en un mayor confort durante la conducción, un funcionamiento más rápido y por supuesto una mejora de los consumos y las emisiones. El nuevo cambio está disponible de serie y puede asociarse tanto a las versiones de tracción delantera como a las versiones de tracción total. Con el nuevo grupo motopropulsor las emisiones de CO2 se reducen de 172 a 159 gramos de CO2 por kilómetro.

Durante nuestra prueba de conducción condujimos la versión con tracción total y acabado GT Line, uno de las configuraciones más completas y deportivas, y por lo tanto costosas de la gama que ha sido estrenada en esta actualización. Al volante del nuevo Kia Sorento se aprecia claramente como la revisión del grupo motopropulsor supone un todo ventajas, especialmente por la rapidez y el funcionamiento del nuevo cambio automático. Sin ser el cambio más rápido o refinado de este tipo, el trabajo de Kia se ha hecho notar y cambia por completo el comportamiento del Kia Sorento. Sin que la configuración del anterior Kia Sorento fuese “mala”, la llegada de esta revisión al grupo motopropulsor es lo suficientemente importante como para marcar distancias y eso se percibe desde el primer metro recorrido.

La actualización del Sorento también ha traído una revisión del habitáculo para mejorar en calidad y aislamiento, mejoras que posiblemente puedan pasar desapercibidas en un primer momento, pero que refuerzan la imagen de calidad de la que ya gozaba el anterior Sorento. Hablamos sin margen a dudas de una clara apuesta por la relación calidad/precio, pero los esfuerzos de Kia para confeccionar un habitáculo bien rematado y con materiales de calidad se perciben con el uso de nuevos materiales, mejores acabados y diseños más cuidados principalmente en salpicadero y guarnecidos. El Kia Sorento puede pecar de sobrio a nivel de diseño, también de una escasa oferta de huecos portaobjetos, pero en materia de calidad está sin lugar a duda entre los mejores SUV de su segmento.

Para finalizar, el apartado de seguridad también se ha puesto al día para añadir un sistema de detección de fatiga/somnolencia al volante, asistencia para mantener el vehículo en el carril (Lane Keeping Assist System), asistente dinámico para luces de carretera, y grupos ópticos tipo LED con iluminación dinámica en curva (Dynamic Bending Light).