Presentación Mercedes Clase E Cabrio: placer a cielo abierto

David Clavero
27/07/2017

Mercedes lanza una nueva carrocería descapotable partiendo del Mercedes Clase E. Denominado Mercedes Clase E Cabrio se posiciona a mitad de camino entre los Mercedes Clase C y Clase S Cabrio, ofreciendo el mejor equilibrio de esta gama de cabrios de Mercedes entre prestaciones, calidad y tecnología. Nos hemos desplazado hasta los Alpes para poner a prueba este nuevo Clase E Cabrio y estas han sido nuestras impresiones.

En materia de diseño el Mercedes Clase E Cabrio ofrece una línea que mantiene intacto el nuevo lenguaje de diseño de Mercedes. Esto quiere decir que se respira un ambiente sobradamente conocido tanto el exterior como en el interior. Hablamos de una carrocería con una longitud que supera los 4.8 metros, pero cuyas líneas ofrecen deportividad y elegancia a partes iguales. Mercedes ha impuesta unos trazos que se mantienen intactos en toda la gama del fabricante y el caso de los descapotables no es diferente. Hasta cierto punto podemos incluso confundir este Clase E Cabrio con sus hermanos de menor y mayor tamaño.

Como apunte a nivel estético, es de alabar el trabajo realizado por Mercedes para ofrecer una capota téxtil que casa a la perfección con el diseño de este automóvil. Un gran trabajo a nivel de diseño, de integración y de aislamiento que nos dejan con una de las mejores capotas del mercado. Su funcionamiento es eléctrico, se puede accionar hasta los 50 Km/h y necesita de tan sólo 20 segundos para realizar el proceso completo, ya sea de plegado o desplegado. Además Mercedes permite escoger colores específicos para la capota, dando así un elegante toque de contraste con la carrocería.

Sin abandonar las posibilidades como descapotable, es justo resaltar el trabajo de Mercedes en cuanto al confort circulando a cielo abierto. Pensando en un uso para las cuatro estaciones del año, el Mercedes Clase E Cabrio estrena dos tecnologías que posibilitan el uso de este cabrio todo el año. Por un lado tenemos el sistema AIRCAP que se trata de un doble deflector aerodinámico que emerge del marco del parabrisas superior y de un espacio tras los reposacabezas trasero para atenuar las turbulencias a alta velocidad. Por otro lado nos encontramos el ya conocido AIRSCARF, una corriente de aire caliente que envuelve nuestro cuello y que proviene de los asientos delanteros para garantizar la mejor temperatura corporal sin importar las temperaturas exteriores.

En el interior el Mercedes Clase E Cabrio mantiene intacta la disposición de mandos y diseño del habitáculo del Mercedes Clase E berlina del que deriva. Sólo el diseño de sus aireadores y los mandos dedicados para su función como descapotable delatan que estamos ante una carrocería diferente. El grado de calidad del habitáculo es muy alto en todos los ajustes y mandos, gozando además de un amplio abanico de posibilidades a la hora de personalizar materiales, tapicerías, colores, etc.

El protagonismo, como no podía ser de otra forma en la última hornada de modelos Mercedes, recae en el salpicadero, y más concretamente en la interfaz con doble pantalla de 12,3″ que hace las veces de cuadro de instrumentos y sistema de infoentretenimiento. Esta doble pantalla ofrece una alta calidad de gráficos, siendo especialmente reseñable el que no se vea afectada por la luz exterior ni siquiera cuando circulamos descapotados bajo un sol de justicia. El sistema

El habitáculo ofrece 4 verdaderas plazas, dos amplias butacas delanteras como todo tipo de comodidades como el reglaje eléctrico, la ventilación/calefacción y el masaje, y dos plazas posteriores con posibilidad de calefacción de los asientos donde se pueden acomodar personas de estatura media. En mi caso, con 1.80 metros de altura no tuve problemas para usar estas plazas siempre y cuando la butaca delantera no se situara en sus posición más alejada del volante. La capacidad del maletero pueda variar entre los 310 litros con la capota recogida y los 385 litros con la capota desplegada.

La gama de mecánicas está compuesta por dos opciones gasolina E 300, motor 2.0 Turbo de cuatro cilindros con 245 CV, y E 400, motor 3.0 V6 Twin-Turbo de 333 CV. Las opciones diésel están compuestas por un 220d, motor 2.0 Turbo de cuatro cilindros con 194 CV, y E 350d, motor 3.0 V6 Twin-Turbo con 258 CV. Toda la gama está asociada al cambio automático de 9 relaciones 9 G-Tronic, estrenando como novedad la posibilidad de instalar un sistema de tracción total 4MATIC en las variantes E 400 y E 350 d.

De entre las motorizaciones probadas, la variante E 300 nos ha resultado la más satisfactoria dado su equilibrio entre prestaciones, consumo y respuesta. Hablamos de una mecánica que brinda suavidad y un nivel de prestaciones notable, aunque obviamente la variante superior E 400 añade a todo ello un sensible aumento de prestaciones. De entre las opciones diésel, y puestos a buscar la máxima eficiencia, la mecánica de 194 CV del Clase E 220d se destapa como una elección más que recomendable, aunque obviamente no la más brillante en todo su conjunto, con consumos por debajo de los 7 l/100 Km y prestaciones suficientes para mover a esta carrocería.

Click aquí para cancelar la respuesta.