Prueba MINI Cooper S: extra de personalidad y prestaciones a golpe de accesorios

David Clavero
22/04/2017

La tercera generación del MINI ha llegado al mercado con un claro objetivo, mantener la esencia de la marca, pero mejorar en prácticamente todo para ser un coche de nicho capaz de adaptarse a todos los públicos y necesidades. Aún así, de un MINI siempre caben destacar sus versiones más deportivas que a la postre son la quinta esencia de la marca gracias a la filosofía “Go Kart feelig” que tan pocos coches ofrecen a día de hoy. Hoy ponemos a prueba el MINI Cooper S, el peldaño anterior al más radical John Cooper Works, pero ojo, porque esta unidad no es un Cooper S cualquiera ya que ha sido meticulosamente confeccionada con los mejores accesorios en diseño, rendimiento y equipamiento que el extenso catálogo de accesorios de MINI ofrece.

Sí, este MINI Cooper S no oculta que hay algo en él que lo hace diferente a cualquier otro Cooper S. MINI defiende, casi mejor que nadie, la idea de que la personalización debe ser infinita para cualquier coche, lo que le lleva a poseer multitud de posibilidades en materia de personalización, tanto a nivel de configurador inicial, como de accesorios que pueden ser instalados después de adquirir el coche. No hablamos sólo de elementos estéticos, sino de piezas y aditamentos que pueden cambiar por completo la personalidad de tu MINI para convertirlo en esa codiciada idea de coche único.

Tomando como base el MINI Cooper S con motor 2.0 Turbo de 192 CV y 280 Nm, esta unidad se ha nutrido de la práctica totalidad de posibilidades que ofrecer el catálogo de MINI y John Cooper Works. De este modo nos encontramos con la adición del paquete aerodinámico por valor de 989 euros que incluye paragolpes de nuevo diseño, estriberas, difusor y alerón, kit de potenciación JCW por valor de 2.190 euros que introduce nueva gestión de motor con 211 CV y 300 Nm, además de un escape acabado en fibra de carbono con control remoto vía Bluetooth con uno de los sonidos más racing que hayamos visto nunca. A todo ello se añade la toma frontal en carbono por 270 euros, el juego de franjas y vinilos para techo, capó, retrovisores y salidas de aire lateral por 494 euros, los faros antiniebla de alta intensidad por 698 euros, el sistema MINI Head-Up Display por 618 euros, el conjunto de frenos deportivos firmados por Brembo por 1.660 euros y las llantas MINI Challenge por 2.466 euros.

Todo ello hace que el MINI Cooper S que tiene un precio de partida de 28.000 euros alcance un precio de 37.385 euros (9.385 euros más), un precio a tener en cuenta si nos fijamos en el MINI John Cooper Works cuyo precio de partida es de 33.799,99 euros por una mejora en prestaciones de 20 CV y 20 Nm. Esos casi 4.000 euros de diferencia a favor de nuestro MINI se defienden a base de personalización, una de las claves de la marca, ya que el grueso de las ventas del fabricante apuesta por personalizar en mayor o menor medida el vehículo.

En el interior este MINI Coope S ofrece lo mejor de la gama, encontrando asientos deportivos, iluminación ambiental configurable, volante deportivo y un altísimo nivel de calidad. No podemos olvidar que el diseño en MINI es quizás casi lo más importante, algo que por un lado nos gusta ofreciendo personalidad hasta en el más mínimo detalle, pero que también puede tener sus inconvenientes con un diseño algo recordado en la consola central y mandos cuya funcionalidad esta penalizada por un diseño protagonista.

Todo en el habitáculo del MINI está cuidado y prácticamente no podemos poner un pero a nivel de terminación. A nivel de espacio MINI ha mejorado con esta generación dejando atrás esas medidas tan “MINI” ya que ahora alcanza los 3,82 m de longitud y 1,72 m de anchura, algo que sobre todo agradecen los pasajeros que se acomoden en las plazas traseras. El MINI ha crecido y eso consigue que el confort en el interior sea sensiblemente mayor. El puesto de conducción del Cooper S es sin lugar a dudas el punto mejor resuelto, con un buen recogido de los asientos, un tacto de dirección casi perfecto y unas sensaciones que llegan con un mínimo filtro. Esta unidad instalaba el cambio automático de 6 relaciones por convertidor de par, no es la opción más aconsejable para la filosofía del Cooper S, pero es justo admitir que ofrece un acertado compromiso entre confort, eficiencia y deportividad. Sólo echamos en falta el cambio manual cuando realmente queremos llevar al límite a este “pequeño” deportivo.

En marcha este MINI Cooper S ofrece un talante muy deportivo, con reacciones rápidas y empuje en todo momento. El nuevo bloque gasolina de 2 litros turboalimentado es una verdadera delicia ya que desde abajo trabaja con contundencia, siendo progresivo hasta alcanzar la zona roja. Sus 211 CV se hacen notar en cualquier relación y el cambio automático trabaja siempre de forma muy acertada, contando con los 3 modos de conducción específicos para aprovechar al máximo lo que ofrece este Cooper S. Mientras en modo “Sport” el grupo motopropulsor ofrece rapidez de reacciones y un motor siempre en su mejor zona de trabajo, en el más eficiente modo “Green” podemos domar a la bestia y sacar consumos realmente buenos en torno a los 6,5 – 7 l/100 Km.

La puesta a punto del chasis, como suele ser normal en MINI, ofrece un tarado donde claramente priman las sensaciones deportivas. Justo en este punto es donde más hace valer este MINI Cooper S su carácter frente al John Cooper Works. Gracias a las mejoras introducidas vía accesorios, a nivel de sensaciones en ningún momento echamos de menos al John Cooper Works, tanto como para llegar a preferir este Cooper S vitaminado que además conserva un tarado de suspensiones más equilibrado donde su filtrado es bueno, pero además ofrece un alto nivel de estabilidad.

En resumidas cuentas, MINI ofrece vía accesorios la posibilidad de encontrar tu MINI ideal, algo que hemos podido comprobar de primera mano con esta unidad. Si estabas en dudando entre adquirir un MINI Cooper S o dar el salto al MINI John Cooper Works, nuestro consejo es que hagas números, pruebes bien ambos modelos y te dejes seducir por las posibilidades del catálogo de accesorios de MINI pues muy posiblemente ahí consigas encontrar el MINI que andas buscando.

Click aquí para cancelar la respuesta.