SEAT Ibiza a prueba: ha nacido una estrella

David Villarreal
25/04/2017

Poco importa que sea uno de los modelos más veteranos de su categoría y que lleve en los concesionarios desde 2008. A la espera del inminente lanzamiento de su relevo generacional, el SEAT Ibiza sigue siendo el coche más vendido en España. Y a la vista de estas cifras, y de nuestra experiencia conduciendo por primera vez el nuevo SEAT Ibiza en esta prueba, estamos convencidos de que seguirá siendo un best-seller, y el más vendido de su categoría. Porque ya podemos confirmaros que estamos ante uno de los utilitarios más completos del mercado y el mejor en aspectos tan importantes como la calidad de rodadura o su agilidad en carretera. ¿Ha nacido una estrella?

Cuando contemplamos las primeras imágenes de este nuevo SEAT Ibiza no pudimos evitar la sensación de ver en él un SEAT León en miniatura. Incluso sus proporciones nos invitan a pensar, erróneamente, que este Ibiza ha crecido tanto como para situarse en cotas muy parecidas a las de su hermano mayor. La realidad es bien diferente. El nuevo SEAT Ibiza es tan largo como su predecesor, es solo 2 milímetros más corto y 1 milímetro más bajo, con lo cual hablamos de una diferencia insignificante. La buena noticia es que sus cotas exteriores sí se han distribuido mejor para ganar en practicidad y espacio a bordo y probablemente para hacernos creer, por la impresión visual, que es tan grande como un SEAT León.

El nuevo SEAT Ibiza es ahora más ancho (87 milímetros más ancho) y también ha visto como sus vías crecían y, sobre todo, su batalla, la distancia entre ejes, que ahora están más separados (95 milímetros más). Estas cifras que sobre el papel pueden parecer insignificantes redundarán, como veremos a continuación, en una agilidad y una calidad de rodadura que a partir de ahora será la referencia de su categoría, y en unas cotas interiores, y un espacio a bordo, muy superiores a los de su predecesor.

La nueva generación del SEAT Ibiza tendrá el placer de estrenar la nueva plataforma MQB A0, antes incluso que lo hagan otros productos que iremos conociendo a lo largo de los próximos meses, y los próximos años, como los relevos generacionales de Volkswagen Polo y Audi A1. La plataforma MQB A0 no es más que una iteración de la ya conocida MQB – empleada por Volkswagen Golf y SEAT León entre otros – que ha sido adecuada para los más pequeños de la casa. Será la misma que utilice, por ejemplo, el nuevo SEAT Arona, el SUV más pequeño de SEAT que también se presentará este año.

Esta plataforma no solo es decisiva y eficiente a la hora de mejorar la versatilidad y los márgenes comerciales del Grupo Volkswagen, sino que también contribuye a crear productos que, como salta a la vista, son mejores en todos los aspectos.

En esta nuestra primera prueba del SEAT Ibiza, en la que tuvimos ocasión de probar el motor de tres cilindros 1.0 TSI de 115 CV y el nuevo 1.5 TSI EVO de 150 CV, el SEAT Ibiza nos ha demostrado que probablemente sea el turismo más ágil y con mayor aplomo de su categoría. La estabilidad que muestra al inscribirse en una curva, en cruceros en carretera, o manteniendo la compostura del eje trasero incluso forzando un deslizamiento – que en cualquier coche de su tamaño es relativamente sencillo por una mera cuestión física – nos ha convencido de ello. Es más, este SEAT Ibiza se mueve y se comporta de una forma muy parecida a lo que hemos sentido conduciendo a su hermano mayor, el SEAT León.

Pero el uso de esta nueva plataforma, el aumento de su anchura y su batalla, y la revisión de sus cotas exteriores, también han traído consigo otras grandes ventajas para todo utilitario que se precie de serlo. Es cierto que el SEAT Ibiza no puede competir con productos de segmentos superiores, empezando por el SEAT León, pero también que por dentro ahora es mucho más espacioso y cómodo.

Esa sensación la tienes desde que te subes al puesto del conductor, en el que ahora hay más anchura, pero sobre todo cuando te alojas en las plazas traseras. Dice SEAT que este nuevo Ibiza dispone ahora de asientos 42 milímetros más anchos, 35 milímetros extra para las piernas en las plazas traseras, 24 milímetros extra entre tu cabeza y el techo en las plazas traseras y 17 milímetros en las delanteras.

El maletero del SEAT Ibiza también ha aumentado su capacidad en 63 litros, hasta alcanzar un total de 355 litros. En la distribución del espacio de carga, o la accesibilidad de este con un fondo plano solidario con la boca de carga, no podrá competir con su hermano mayor el SEAT León, pero recordemos que el León dispone de un maletero con capacidad para 380 litros.

Aunque el diseño interior no haya sufrido un cambio ni mucho menos radical, sí se aprecia una mejora importante en el aspecto tecnológico. El nuevo SEAT Ibiza dispone ahora de una pantalla para el sistema de entretenimiento mejor integrada y con mayor superficie, con hasta 8″. No falta compatibilidad con Apple Car Play, Android Auto, Mirror Link y hasta un cargador de móviles inalámbrico. Este SEAT Ibiza también puede configurarse con un equipo de sonido Beats con un amplificador de 300W y siete altavoces.

El aspecto que más me ha decepcionado, personalmente, ha sido que SEAT haya apostado por una superficie de plástico en el área central del salpicadero. SEAT defiende esta idea como una solución para aportar un entorno más juvenil y moderno al interior del nuevo SEAT Ibiza y de hecho ofrece la posibilidad, según versiones, de que el plástico vaya decorado en el mismo tono de la carrocería para aportar un toque de color. Pero a nuestro juicio no deja de ser una solución económica, y especialmente incómoda en aquellas versiones en las que vaya decorado en negro piano (que se ensucia y se araña con mucha facilidad). Un detalle que a mi juicio desmerece unos acabados que, como acostumbra a ofrecer SEAT, son sencillos, pero con muy buenos ajustes.

Aunque el SEAT Ibiza aterrizará a los concesionarios sin más posibilidades de configuración que la clásica instrumentación analógica con una pantalla central para el ordenador de a bordo, ya podemos adelantaros que el año que viene estrenará una instrumentación completamente digital – que estará disponible como opción – similar a la que ya encontramos en algunos productos de Volkswagen y Audi.

El SEAT Ibiza arrancará en los 14.060€ de un 1.0 MPI atmosférico con 75 CV de potencia y acabado Reference. Por encima también tenemos el precio de dos motores turboalimentados, el 1.0 TSI de 95 CV y acabado Reference desde 14.700€ y el 1.0 TSI de 115 CV Style por 17.550€. Estos serán los primeros motores que estarán disponibles en su lanzamiento en junio, a los que se unirán más adelante en verano el 1.5 TSI EVO de 150 CV de potencia y los diésel.

Os diremos que el motor 1.0 TSI de 115 CV nos ha gustado por ser picante y enérgico y ofrecer bastante empuje en medias y bajas. No es excesivamente ruidoso, para tratarse de un tricilíndrico, y es más que suficiente para mover con soltura a este nuevo SEAT Ibiza. Pero aún nos ha gustado más el nuevo motor 1.5 TSI EVO de 150 CV, y no solo por ser más potente. Este nuevo motor del Grupo Volkswagen – que estrenarán SEAT Ibiza y Volkswagen Golf en exclusiva – sustituye a uno de nuestros motores favoritos, el 1.4 TSI, y lo hace manteniendo la suavidad que le caracterizaba y ofreciendo más empuje a medio régimen. Así las cosas, mientras el 1.0 TSI se estira hasta cerca de 6.500 rpm pero se agota al filo de las 5.000 rpm, el 1.5 TSI no llega a un régimen tan alto, pero sigue empujando con energía muy por encima de las 5.000 rpm, permitiendo aprovechar mejor cada marcha y aportando un extra de deportividad que era precisamente lo que esperábamos del SEAT Ibiza FR que lo montaba.

Sinceramente creemos que estamos ante un utilitario que, por méritos propios, ha de convertirse en la referencia de su categoría. A la espera, eso sí, de la presentación y el lanzamiento de su hermano el Volkswagen Polo – que también se producirá este año – y que por lo visto en este SEAT Ibiza también asistirá a un cambio generacional acompañado de un gran salto cualitativo.

Click aquí para cancelar la respuesta.