Prueba smart fortwo electric drive cabrio: diversión cero emisiones

David Clavero
29/06/2017

Nos hemos desplazado hasta la ciudad de Ginebra, Suiza, para poner a prueba uno de los modelos más interesantes que ofrece la gama smart en estos momentos. El pequeño fortwo estrenó la nueva generación de su versión eléctrica hace unos meses, siendo ahora el turno de conocer esa misma variante eléctrica adaptada a la carrocería descapotable. Así es el smart más divertido y el más respetuoso con el medio ambiente se llama smart forTwo electric drive cabrio.

El smart forTwo electric drive cabrio defiende un planteamiento tan sencillo como complejo es su tren de propulsión eléctrica. Hablamos de un coche pensado por y para la ciudad que en su versión eléctrica añade la etiqueta de cero emisiones. Hablamos de un eléctrico a baterías cuya autonomía máxima según ciclo NEDC es de 155 kilómetros con cada recarga completa.

Pese a que muchos pensarán que es una autonomía reducida si tenemos en cuenta los últimos lanzamientos de vehículos eléctricos, lo cierto es que esos 155 Km estiran mucho y más teniendo en cuenta que el smart forTwo electric drive cabrio ha sido diseñado por y para la gran ciudad.

La autonomía real que podemos alcanzar conduciendo el smart forTwo electric drive cabrio está en torno a los 120 kilómetros y cuenta con una batería de iones de litio con 17,6 kWh de capacidad. Durante la prueba de conducción realizamos un trayecto mixto donde la velocidad máxima alcanzada fue de 120 Km/h y el consumo medio registrado quedó en 18,1 kWh a los 100 kilómetros. Con esas cifras de consumo nos moveríamos fácilmente en esos 120 e incluso 130 kilómetros de autonomía. De realizar una conducción más eficiente en ciudad e incluso activando el modo de conducción ECO, creemos que sería fácil alcanzar los 140 o 150 kilómetros de autonomía aunque perderíamos empuje del propulsor y rendimiento en el aire acondicionado.

Precísamente una de las grandes novedades del smart forTwo electric drive cabrio es el modo Eco, un programa que reduce la velocidad máxima y sitúa al máximo la capacidad de regeneración de la frenada, interviniendo al mismo tiempo un radar situado en la parte frontal del vehículo para adaptar esa recuperación en tiempo real.

A simple vista las versiones Electric Drive no se diferencian del resto de la gama, pretendiendo así normalizar la oferta de propulsores y la imagen del fortwo. Sólo sentados en el habitáculo o fijándonos en ciertos detalles como su toma de carga alojada en la boca de llenado del depósito seríamos capaces de adivinar que estamos ante un smart eléctrico. En el interior es en la instrumentación digital y en el “reloj” auxiliar donde encontramos la diferenciación, siendo éste último un potenciómetro donde vemos el trabajo del propulsor en tiempo real y el estado de carga de las baterías.

La conducción del smart forTwo electric drive cabrio no podría ser más sencilla. Por un lado nos encontramos con un selector del cambio idéntico al de cualquier coche automático, pero con sólo dos posiciones de trabajo, adelante (D) y marcha atrás (R), y por otro lado un propulsor eléctrico que responde siempre de forma enérgica gracias a sus 160 Nm desde parado y los 81 CV de potencia máxima. De este modo el smart forTwo electric drive cabrio es mucho más que un coche ágil ya que en ciudad se muestra muy rápido si te lo propones. Sus salidas desde parado invitan a conducirlo de forma alegre, lo que unido a su gran maniobrabilidad lo convierten en el aliado perfecto para el caótico tráfico urbano.

Una de las grandes novedades de este smart bajo etiqueta Electric Drive es que con el nuevo cargador rápido de 22 kW (disponible como equipo opcional a partir de primavera de 2018) la recarga se realiza en menos de 45 minutos (de 0 al 80% de carga). Si recargamos las baterías en un punto de recarga doméstico el tiempo de recarga se va hasta las 6 horas, pudiendo rebajar esa cifra hasta las 3,5 horas en un punto de recarga específico de mayor potencia.

En materia de equipamiento, el smart forTwo electric drive cabrio apuesta fuerte por la personalización incluyendo diferentes motivos y colores para su carrocería y el habitáculo, pudiendo incluso contar con elementos desarrollados por Brabus que confieren un toque más deportivo al conjunto. La capota de lona es de accionamiento eléctrico, necesita de 12 segundos para su accionamiento completo y puede tener varias posiciones, incluyendo una apertura total que sí que obliga a un proceso manual de desmontaje de dos piezas laterales del techo que actúan como montantes.

El precio para España del smart ForTwo Electric Drive Cabrio es de 26.730 euros, precio que ahora podrá beneficiarse del nuevo Plan Movea para la compra de vehículos eléctricos.

Click aquí para cancelar la respuesta.