Prueba Tesla Model S 75D: así es el Tesla más asequible en España

David Clavero
30/10/2017

Tesla ha actualizado muy recientemente la gama Model S en España, eliminando las versiones con capacidad de 60 kWh y las variantes de sólo tracción trasera. De este modo la gama Model S arranca ahora con la batería de 75 kWh, una reconfiguración que parece obedecer a la próxima llegada del Tesla Model 3 cuyo tamaño, precio y autonomía lo ubicarán justo por debajo de los Model S y Model X.

Toda la gama Model S pasa ahora a estar disponible en variantes de tracción total o “D” tal y como las denomina el fabricante californiano. El diseño de este sistema “Dual” se basa en la integración de un motor eléctrico por cada eje para ofrecer una capacidad de tracción superior a las versiones de sólo tracción trasera que podían ser adquiridas hasta hace sólo unas semanas. Con esta configuración “D” el Model S con batería de 75 kWh brinda un sistema de tracción total compuesto por dos motores eléctricos de 265 CV y 525 Nm cada uno.

Las prestaciones del Model S más “asequible” hablan de un 0-100 Km/h en 4,4 segundos y una velocidad máxima de 225 Km/h. Estos datos nos sirven para entender que la capacidad de aceleración y agilidad del Model S 75D está a la altura de verdaderos deportivos. Un muy bajo centro de gravedad permite que su gran peso cercano a las 2 toneladas no suponga un hándicap en la conducción. Sin duda alguna la agilidad y el confort son las mejores cualidades del Model S, cualidades que suelen estar presentes en el grueso de los eléctricos modernos, pero que Tesla lleva un paso más allá con un posicionamiento más premium y un enfoque claramente diferenciado. El resultado es un coche que se enfrenta a las berlinas premium más potentes de marcas como BMW o Mercedes, perdiendo puntos en ciertos acabados y materiales, pero contraatacando con un muy buen comportamiento, más tecnología, menor coste por kilómetro y otros valores añadidos como su preparación tecnológica para ser coche 100% autónomo en cuanto las leyes lo permitan.

Según la homologación del Tesla Model S 75D bajo ciclo NEDC nos encontramos con una autonomía máxima de 490 kilómetros, cifras que ya todos sabemos que son poco menos que muy optimistas. Durante nuestra prueba de cerca de 2.000 kilómetros hemos podido comprobar que esta versión del Model S, la más asequible y de menor capacidad de batería, ofrece una autonomía real que ronda los 400 kilómetros en ciudad, reduciéndose a 320 kilómetros si hacemos uso de vías rápidas como autovías y autopistas donde la velocidad juega en contra de la eficiencia.

Con estos registros hemos podido comprobar que el Tesla Model S 75D ofrece unos consumos medios bastante buenos situados entre los 20 y 22 kWh aproximadamente, tanto mayor cuanto más agresiva sea nuestra conducción o circulemos a mayor velocidad. La práctica de la conducción eficiente y el aprovechamiento del sistema de regeneración de frenada en su modo más capaz “estándar” pueden ser un gran aliado para extraer kilómetros extra a la batería. Y vaya si se nota.

Debemos tener en cuenta que para trayectos habituales 75 kWh es muchísima capacidad, sin embargo para largos viajes y a altas velocidades nos veremos algo más justos de autonomía. Aunque la realización de viajes de larga distancia siempre ha sido un gran problema para los eléctricos, el desembarco de Tesla en España ha venido ligado a la creación de una red supercharger que sigue creciendo a día de hoy y que ya cuenta con 16 estaciones repartidas por las principales carreteras de nuestro país. La red supercharger es el complemento que ofrece Tesla a sus clientes para que la autonomía y la escasez de puntos de recarga públicos no sea un problema.

Cada supercharger en España cuenta con varios postes de conexión, habilitados para recargar a potencias de hasta 120 kW y sirviendo para uso exclusivo de clientes Tesla. Model S y Model X en este momento. Es importante señalar que el uso de los supercharger es gratuito durante los primeros 400 kwh cada año, pasando a costar 0,24 euros el kWh después. Con nuestros consumos durante la prueba esto supondría un coste por kilómetro de 5,28 euros cada 100 kilómetros en las condiciones menos favorables y una vez agotados los 1.800 kilómetros (aprox.) que habríamos recargado gratuitamente. De forma paralela también se ha creado una red de puntos de recarga denominados puntos de recarga en destino con potencias de 11 o 22 kW, con muchas más estaciones disponibles y que están instalados en centros comerciales, hoteles, supermercados… y cuyo objetivo es ofrecer recarga gratuita durante el tiempo que permanezcamos en las instalaciones.

El Tesla Model S 75D tiene un precio en España desde 86.000 euros. Precio que incluye una extensa dotación de equipamiento y que sólo se puede ampliar mediante la selección de muy pocas opciones adicionales. Tesla ha diseñado la gama del Model S de forma contraria a sus principales rivales donde los extras y la personalización suelen suponer largas listas y aún mayores tarifas. Nuestra unidad incluía el paquete premium que añadía asientos en piel calefactables, equipo de sonido mejorado y sistema de climatización con filtro HEPA (elimina hasta el 99.97% de las partículas de contaminación y bacterias de la cabina) por 5.300 euros, pintura en color azul por 1.050 euros y sistema Autopilot mejorado por 5.300 euros. Las dos únicas opciones restantes serían la implementación del sistema de conducción plenamente autónoma por 3.200 euros y los dos asientos traseros adicionales ubicados en el maletero por 4.200 euros.

Click aquí para cancelar la respuesta.