Prueba Volkswagen California: con la casa a cuestas

David Clavero
28/10/2017

Volkswagen nos ha reunido en Tarifa, Cádiz, para conocer la última actualización de la Volkswagen California. El popular modelo de Volkswagen destinado al público más aventurero va camino de los 70 años y sigue siendo el referente de su segmento, motivo por el que para esta nueva renovación el fabricante alemán ha decidido dar un nuevo paso en pos de mantenerse como el referente de su clase para así dar continuar a la leyenda.

Desde la primera Volkswagen T1 que salió a la venta en los años ‘50 compartiendo éxitos con el Volkswagen Escarabajo, la California se ha convertido en un sello no sólo de las furgonetas multipropósito sino de multitud de generaciones. A estas alturas incluso sus primeras generaciones son cotizadas piezas de colección que en sus versiones más especiales y mejor conservadas alcanzan grandes sumas de dinero.

Pero estamos en 2017 y la Volkswagen California ha cambiado mucho, tanto como para tener en el horizonte una futura versión eléctrica que por ahora conocemos como I.D Buzz. La esencia de la California se mantiene intacta, defendiendo esa idea de coche de gran capacidad en espacio y pasajeros con el que poder realizar escapadas de todos los tipos. La Volkswagen California comparte numerosos componentes, por no decir su mayoría, con los modelos Transporter, Multivan y Caravelle, sin embargo es en la California donde más posibilidades encontramos para cumplir aquello de con la casa a cuestas.

Durante esta presentación hemos podido poner a prueba las versiones Beach y Ocean, las dos variantes en las que está disponible la California desde 40.400 euros y 48.400 euros respectivamene. Mientras la versión Beach ofrece una visión de vehículo preparado para sacar provecho de cualquier estacionamiento con sillas, toldo y muchas posibilidades de equipamiento para pequeñas acampadas, la California Ocean es casi que una autocaravana donde a costa de sacrificar el número de asientos traseros y espacio de su maletero podemos disfrutar de mueble con ducha y depósito de agua de 30 litros, nevera, cocina, fregadero y hasta dos camas distribuidas entre el techo y la banqueta de asientos trasera abatible.

La oferta mecánica está compuesta por una única mecánica 2.0 TDI disponible en versiones de 114, 150 y 204 CV para la California Beach y 150 y 204 CV para la California Ocean. El apartado de transmisiones permite escoger entre un cambio manual de 6 relaciones o automático DSG de 7 relaciones para las versiones de 150 y 204 CV, además de la posibilidad de añadir el sistema de tracción total 4Motion que también podría añadir diferencial trasero bloqueable de forma opcional. El motor menos potente, 2.0 TDI de 114 CV, está asociado a una transmisión manual de 5 relaciones.

Los recorridos realizados, principalmente autovía y carretera convencional con ambas versiones, nos permitieron descubrir que la California está enfocada en el máximo confort de sus ocupantes, especialmente cuando se trata de afrontar firme irregular e incluso terreno sin asfaltar. Sus dos butacas principales son cómodas y los ajustes y materiales del habitáculo gozan de buena calidad, aunque no podemos olvidar que estamos ante un vehículo comercial venido a más. Aún así se nota el esfuerzo de Volkswagen para mejorar los detalles, incrementar el aislamiento y especialmente nutrir a la California de equipamiento a la altura de un turismo: doble climatizador, control de crucero adaptativo, sistema multimedia con pantalla táctil de 6,33 pulgadas, detector de fatiga, luces LED, frenada autónoma de emergencia, etc.

En ambas versiones probamos el bloque 2.0 TDI con 150 CV y cambio automático DSG de 7 relaciones. A todas luces hablamos de la configuración ideal de la gama combinando un buen nivel de prestaciones para el grueso de los usuarios y unos consumos razonables (en torno a los 8 l/100 Km) para el peso y posibilidades de este vehículo. El motor de 204 CV es sin duda una alternativa a considerar para los que vaya a sacar provecho de todo el espacio de carga o incluso se planteen llevar algún tipo de remolque. Por contra, la versión de 114 CV únicamente disponible en la California Beach nos parece algo justa salvo que vayamos a realizar un uso para dos únicas personas y/o poca carga. La tracción total es una opción interesante para este tipo de vehículos, por un lado añade seguridad, pero por otro lado y más importante es un gran aliado si pretendemos llevar nuestra California fuera del asfalto.

Click aquí para cancelar la respuesta.