Toyota RAV4 Hybrid: primer contacto con el Prius de los SUV

mherraiz
26/01/2016

Tras un lavado de cara con ligeros matices estéticos y de equipamiento se esconde la llegada a la gama del Toyota RAV4 de una mecánica híbrida que ya conocíamos en el seno del primo premium de este Toyota RAV4 Hybrid, el Lexus NX 300h. Hemos tenido ya la oportunidad de probarlo, hemos viajado a Alicante y nos hemos puesto tras el volante de las versiones 4X2 y 4X4, pero ¿nos habrá convencido este SUV híbrido?

El Toyota RAV4 Hybrid cuenta con un conjunto mecánico en el que un propulsor gasolina de ciclo Atkinson de 4 cilindros y 2.5 litros de cubicaje queda en sintonía con uno o dos propulsores eléctricos, en función de si estamos ante la versión 4X2 o 4X4.

Este esquema híbrido, amparado por un conjunto de baterías de hidruro de níquel, desarrolla un total de 197 caballos y a diferencia de alternativas más complejas, los híbridos enchufables, se recarga a través del movimiento, apoyándose en la frenada regenerativa y dejándonos con una limitada circulación en modo totalmente eléctrico que bien nos vale para avanzar los primeros metros en un suave y silencioso paso eléctrico que pronto se ve interrumpido por la entrada en acción del bloque gasolina.

Tanto el 4X2 como el 4X4 cuentan con la misma potencia a pesar de que el segundo cuenta con un motor eléctrico adicional, situado en el eje posterior y al cargo de este cuando aparecen pérdidas de tracción. Ambos cuentan con una transmisión automática de variador continuo.

Sí, los cambios introducidos por Toyota en este lavado de cara del RAV4 son comedidos e inciden principalmente, más allá de la llegada del propulsor híbrido, en el equipamiento, encontrándonos en el plano estético con la aparición de unas nuevas ópticas LED, nuevos paragolpes, una nueva parrilla y nuevas llantas al tiempo que incorpora elementos de seguridad como el sistema de cámaras de 360º, alerta por cambio involuntario de carril, sistema de reconocimiento de señales, control de crucero activo y las alertas por vehículo en el ángulo muerto y tráfico cruzado.

Se han revisado sus suspensiones, se ha mejorado la insonorización y también se han revisado ciertas superficies en su habitáculo para alcanzar, con este lavado de cara, una mejora dinámica y de la calidad percibida a bordo, así que, hechas las presentaciones es el momento de comprobar qué tal se desenvuelve este RAV4 Hybrid en un primer cara a cara.

Al adentrarnos en el Toyota RAV4 nos topamos con un diseño que delata su origen japones, cargado de buenos huecos portaobjetos y con una pantalla de 7 pulgadas que adolece de ciertos reflejos y una interfaz de aspecto mejorable, también encontramos ciertos botones con un aspecto un tanto rudo, agradeciéndose por otro lado la inserción en alcántara del frente del salpicadero y el buen espacio disponible.

Precisamente este, el espacio, es uno de los puntos fuertes a mi juicio del RAV4, encontrándonos además, ya en marcha, con un buen aislamiento, con un alto grado de insonorización sólo roto por el ya conocido funcionamiento de su transmisión.

Su entrega, tras pasar los primeros metros saldados en modo eléctrico, se presenta con un desempeño correcto, sin hacer alarde de grandes prestaciones pero tampoco echándose en falta una entrega mayor dado el enfoque de este coche que hace del confort su principal apuesta en términos dinámicos, algo que se palpa en una dirección, que posteriormente nos sorprenderá con una mejor respuesta de lo esperado y una suspensión que absorbe a la perfección las irregularidades del firme, aunque por otro lado evidencia una serie de inercias en las que el peso de este SUV (de entre 1.625 y 1.690 kg) parece tener mucho que ver.

Si vives en una zona con un firme roto bastante presente o precipitaciones habituales, así como si haces uso de un remolque (el 4X4 puede llevar hasta 1.650 kg frente los 800 kg del 4X2), te interesará valorar la opción 4X4. En nuestra prueba, sobre buen firme, aparecía la acción del eje posterior en rebuscadas trazadas en las que el motor posterior hacía acto de presencia para ayudarnos a redondear las curvas, habría que analizar en una prueba de mayor duración su esfuerzo sobre superficies más deslizantes, así como sus consumos, teniendo presente que el RAV4 Hybrid homologa cifras cercanas a los 5 l/100 km.

Por ahora Toyota no ha revelado el precio de este nuevo Toyota RAV4 Hybrid, tampoco los detalles de sus posibles acabados, su equipamiento… Sí nos han advertido de que será competitivo y de hecho se espera que frente a las alternativas diésel y gasolina coseche un 66% de las ventas, estando estas estimadas en en 107.000 unidades para 2017, el primer año completo en el que se comercializará. Como referencia podemos tener en cuenta que en 2015 se comercializaron un total de 86.000 unidades.

Siguiendo con las cifras cabe mencionar que el Toyota RAV4 Hybrid cuenta con una longitud de 4.605 mm, una anchura de 1.845 mm y una altura de 1.705 mm siendo su distancia entre ejes de 2.660 mm y su distancia respecto al suelo de 177 mm.

 

No podemos perder de vista que también desde Japón tenemos una interesante alternativa SUV híbrida, eso sí, en este caso enchufable. Hablamos del Mitsubishi Outlander PHEV, una alternativa que con un buen nivel de equipamiento, una buena habitabilidad, una mecánica híbrida enchufable de 203 caballos, con tracción total y la posibilidad de circular hasta 52 km en modo totalmente eléctrico que tiene un precio de partida, ayudas incluidas, de 35.020 euros.

Por supuesto también podemos valorar opciones con mecánicas tradicionales dentro del segmento como el Honda CR-V, el Mazda CX-5 y el Nissan Qashqai.

Click aquí para cancelar la respuesta.

Leer 1 comentario

@asmodeus

muy bueno, muy bonito y muy barato para el cochazo y la calidad que tiene

hace 1 año  - Responder